El territorio interior, PDF – Yves Bonnefoy

¡Que nuestro espíritu vuele, mundos desconocidos nos esperan!. El arte de escribir lo que se ve “imaginariamente” es dado como bendición a unos pocos; ¿méritos? ¡la respuesta la tiene el amo y señor de las almas! quizá un día nuestro corazón se llene de argumentos, y así convencerlo de que nos permita también disfrutar de la grandeza de un corazón inspirado…

Mundo interno, Sueños

En los momentos de ensoñación o de nostalgia, todos hemos pensado, al menos una vez, que la vida verdadera esta en otra parte, en una tierra extraña donde los frutos son más dulces, el agua más pura, la luz más ligera: ahí, los hombres, las bestias y las cosas coinciden en un mismo lugar, a una misma hora, por fin reconciliados.

Uno de los mayores poetas del siglo XX le ha dado nombre a ese país imaginario: “el territorio interior”. Este libro es un recorrido por esa geografía maravillosa. Como un nuevo Virgilio, Bonnefoy nos conduce por el arte toscano del Renacimiento.

Porque al leer este libro habremos aprendido que el sueño, como nosotros, es mortal, y que comparte nuestra fragilidad y nuestro destino. Que el río en su cauce, la simple yerba, el jazmín, los olivos, el asfódelo, la cima inalcanzable de la montaña, la tierra que pisamos, son nuestro único reino perdurable.

Las palabras de este volumen son la llave de ese reino oculto: quien las lea, abrirá las puertas de un territorio interior, secreto, donde el fruto y los labios, la vida duradera y la vida del polvo, la realidad y el sueño, han pactado una momentánea reconciliación.

Tú eres eso, PDF – Joseph Campbell

Meditacion, Esoterismo, Religión

“Metaforas religiosas y su interpretacion”

A Joseph Campbell le gustaba hacer la pregunta de Schopenhauer, que puede leerse en su ensayo Sobre los fundamentos de la moral: ¿Cómo es posible que un sufrimiento que no sufro yo, ni me concierne, me afecte inmediatamente como si fuera mío, y con tal fuerza que me lleva a la acción?

Esto es algo realmente misterioso, algo para lo cual la razón no puede dar explicación, y para lo que no puede hallarse fundamento en la experiencia práctica. No es algo desconocido ni siquiera para el egoísta de corazón más duro.

Aparecen ejemplos todos los días ante nuestros ojos de respuestas de este tipo, instantáneas, sin reflexión, de una persona ayudando a otra, yendo en su auxilio, aún poniendo su propia vida en claro peligro por alguien a quien ve por primera vez, sin tener en mente nada más que la necesidad del otro y el peligro que corre su vida…

La respuesta de Schopenhauer, que a Campbell le gustaba hacer suya, era que la reacción y respuesta inmediata representaba la emergencia de una revelación metafísica que nada expresa mejor que la frase “Tú eres eso”.
.

El poder del mito, PDF – Joseph Campbell

Entrevistas, Religión, Mitos

Esta conversación entre Bill Moyers y Joseph Campbell tuvo lugar en 1985 y 1986, primero en el Rancho Skywalker de George Lucas, y después en el Museo de Historia Natural de Nueva York.

Este libro existe porque Bill Moyers estuvo siempre dispuesto a encarar el fundamental y difícil tema del mito, y porque Joseph Campbell respondió con reveladora sinceridad a las penetrantes preguntas de Moyers, sinceridad basada invariablemente en una vida entera de convivencia con el mito.

La idea de un libro ha surgido del deseo de poner este material al alcance no sólo de quienes vieron la serie sino también de todos cuantos han admirado a Campbell a través de sus libros durante muchos años.

Era un hombre espiritual, que encontró en la literatura de la fe los principios comunes al espíritu humano. Pero esos principios debían ser liberados de su forma tribal, o las religiones del mundo seguirían siendo, como lo son hoy en el Medio Oriente o en Irlanda del Norte, fuente de odio y violencia.

Las 120 jornadas de Sodoma, PDF – Marqués de Sade

Las guerras considerables que Luis XIV tuvo que sostener durante su reinado, agotando las finanzas del Estado y las facultades del pueblo, descubrieron sin embargo el secreto de enriquecer a una enorme cantidad de esas sanguijuelas, siempre al acecho de las calamidades públicas que provocan en lugar de apaciguar, y eso para poder aprovecharse de ellas con mayores beneficios.

El final de ese reinado, tan sublime por otra parte, es tal vez una de las épocas del imperio francés en la que se vio un mayor número de estas fortunas oscuras que solo resplandecen con un lujo y unos desenfrenos tan sordos como ellas.

Era hacia el final de ese reinado y poco antes de que el Regente intentara, mediante aquel famoso tribunal conocido bajo el nombre de Cámara de Justicia, restituir la fuerza a esa multitud de tratantes, cuando cuatro de ellos imaginaron la singular orgía que nos disponemos a narrar…

El Camino Más Fácil, PDF – Mabel Katz

Muchos de nosotros vivimos con estas rejas. Las sentimos pero no las vemos porque son invisibles. Estas rejas son nuestras creencias, nuestros juicios y opiniones, y sobre todo, lo que nosotros pensamos de nosotros mismos.

En el preciso instante que decidimos tomar conciencia de quiénes somos, dichas rejas se abren y nos damos cuenta que somos libres y que siempre lo hemos sido. Así logramos escapar de la prisión que nosotros mismos hemos creado.

Nos han dicho que somos seres humanos y nos lo hemos creído. Si pensamos que somos seres indefensos y sin ningún poder, eso es lo que vamos a manifestar en la vida.

Somos los reyes de nuestro propio imperio y podemos construir y manifestar todo lo que nos propongamos en nuestras vidas. No depende de nadie más que nosotros.

Todos somos hijos de Dios y hemos sido creados a su semejanza. Somos creadores. ¿Cómo creamos? Con nuestros pensamientos. Es así de sencillo.

Mabel Katz.

El Camino a CRISTO, PDF – Elena G. de White

Conocer a DIOS no es difícil realmente; la persona que dispone el corazón gozara de su favor. El señor Jesucristo es autor de salvación, gracias a el hoy todas las personas tienen una puerta abierta para ingresar al lugar donde jamas se dice adiós…

Esta obra no necesita recomendación. Un cuidadoso examen de su contenido demostrará que la persona que la escribió conocía al gran Maestro de amor.

A la copiosa espiritualidad y los sanos consejos esparcidos en sus páginas, se debe la gran aceptación que encuentra siempre por todas partes. Cuando se la ha leído una vez, se la lee de nuevo y se la estudia como una guía en el camino de la salvación.

En sus páginas se nos presenta la noble figura del SEÑOR JESÚS, no como un personaje muerto de la historia antigua, sino como el Cristo viviente, que sigue realizando milagros, transformando la vida de todos aquellos que lo invocan con fe.

La clave de los grandes misterios, PDF – Eliphas Levi

Misterios, Claves del universo, Riqueza y conocimiento

El espíritu humano siente vértigo ante el misterio. El misterio es el abismo que atrae sin cesar nuestra curiosidad inquieta ante sus increíbles profundidades. El más grande misterio del infinito es la existencia de Aquel para quien todo carece de misterio.

Al comprender el infinito que es en su esencia incomprensible, El mismo es el misterio infinito y eternamente insondable, es decir, que El es, bajo toda apariencia, ese absurdo por excelencia en el que creía Tertuliano.

Necesariamente absurdo, puesto que la razón debe renunciar para siempre a comprenderlo; necesariamente accesible por creencia, puesto que la ciencia y la razón, lejos de llegar a demostrar que no existe, se ven fatalmente movidas a reafirmar la fe en su existencia y a adorarlo ellas
mismas con los ojos cerrados.

Dios es aquello que eternamente estamos aprendiendo a conocer. Por tanto, nunca llegaremos a ello totalmente. Sin embargo, el dominio del misterio es un campo abierto a las conquistas de la inteligencia.

La religión es una idea basada en un hecho constante y universal; la humanidad es religiosa: así, pues, la palabra religión tiene un sentido necesario y absoluto. La naturaleza misma consagra la idea que representa esta palabra y la eleva a la altura de un principio.

La necesidad de creer va estrechamente unida a la necesidad de amar: es por esto que las almas necesitan comulgar con las mismas esperanzas y el mismo amor. Las creencias aisladas no son más que dudas: es el lazo de la mutua confianza el que hace la religión y crea la fe