La responsabilidad que trae consigo el hecho de ser padres es grande. En la mayoría de los casos los hijos van a tomar el ejemplo de sus padres como referencia para su vida.

Continuamente se habla de una crisis de valores que muchas veces se asocia a una crisis de la familia. Y ciertamente, a pesar de que la familia es la más antigua forma de organización humana y tal vez el ámbito social donde mayor fuerza tienen las tradiciones y la tendencia a su conservación.

La familia posee una significación positiva para la sociedad y en tal sentido es ella misma un valor. Como forma primaria de organización humana, como célula comunitaria existente en cualquier tipo de sociedad, la familia es el primer grupo de referencia para cualquier ser humano.

Los valores constituyen un complejo y multifacético fenómeno que guarda relación con todas las esferas de la vida humana. Están vinculados con el mundo social, con la historia, con la subjetividad de las personas, con las instituciones.

Realmente vivimos un mundo lleno de valores. Y, por supuesto, uno de los ámbitos fundamentales donde los valores tienen su asiento es la familia.

Dr. José Ramón Fabelo Corzo.

Valores, Relaciones humanas, Sociedad

Estamos viendo dramáticamente las consecuencias de la crisis de valores que se vive en las sociedades actuales. Baste decir que desde hace ya varios años la corrupción se ha convertido en el enemigo número uno de los países. Y hemos asistido desde hace poco a una crisis financiera global que afecta todavía a todos los países del mundo en proporciones no vistas antes. Y en el fondo de todos estos problemas hay patente una crisis de valores.

¿Qué son los valores?, ¿cómo se viven?, ¿cómo se comunican a las demás personas?, ¿cómo se practican en las organizaciones, ¿cuál es su fuerza en la vida personal?, ¿cómo se constituyen en la clave para el éxito de una organización? Éstas y otras preguntas, que en torno al tema nos hacemos con frecuencia, encuentran una respuesta en este libro en forma clara y concreta. Con las distinciones terminológicas necesarias como, por ejemplo, que no es lo mismo.

Cualquier persona u organización puede aprovechar estos materiales, adaptándolos a sus necesidades o inspirándose en ellos para nuevos desarrollos. Desde luego que también resulta útil para cualquier lector que lo aplique a su situación. “El poder de los valores” es una herramienta práctica para convertirlos en el alma de una revolución silenciosa, pero absolutamente necesaria.

Jorge Yarce .

Cómo crear una relación de pareja armoniosa, honesta y placentera, guiada por la fuerza divina del amor. El amor que los seres humanos se dan y reciben cae sin duda dentro de lo que alguien calificó como “la extraña dificultad de las cosas sencillas.

Cuando se trata de sentimientos y emociones, sexualidad y espiritualidad, tarde o temprano aparece el fantasma del fracaso, el rechazo, el miedo a crecer y emprender la aventura más grande de muchas vidas.

Esta obra nos brinda la posibilidad de llegar a una profunda comprensión del significado verdadero de las dificultades, generalmente ineludibles, que presentan las relaciones humanas y nos guía en el camino de su solución. Así, nos capacita para crear y mantener relaciones de una gran riqueza, energéticas, vibrantes, construidas con un amor libre de temores y enriquecidas por la realización personal.

Las autoras afirman que este libro te ayudará a transitar del lugar donde te encuentras ahora y hasta donde quieres llegar.

No se trata de un manual de ejercicios, sino de enseñanzas que te llevarán a abrir los ojos para permitirte que te veas y te analices con honestidad y sin sentimentalismo. Esto te traerá innumerables recompensas: crecimiento psicológico, autenticidad y alegría.

Nacerá en ti la capacidad para establecer una relación de pareja igualmente preparada; nacerá, también, tu capacidad de dar, amar y ser recíproco.

Mi principal objetivo en este libro es enseñar hábitos, los cuales puedan ser aplicados a cualquier tipo de vida, ya sea a la de una dueña de casa, deportista, estudiante, empresario o un atareado y esforzado padre de familia, hábitos que permitan crear cambios en sus vidas para siempre.

A lo largo del tiempo me di cuenta que constantemente culpaba a terceros de mis defectos; por ejemplo; Una vez estaba tan enojado, que en mi interior culpe al profesor de mi universidad por haber reprobado mi examen, siendo que el único responsable de esa situación era yo mismo.

Al no prepararme con anticipación (estudiar solamente la noche anterior) era obvio que no iba a llegar en las mejores condiciones para aprobarlo pero en mi enojo, preferí (y fue más fácil) culpar a un tercero que hacerme respónsale de mis actos.

Este mal recuerdo fue la clave para entender el comportamiento humano y el compromiso que debemos tener con nosotros mismos si realmente queremos ser exitosos y crecer constantemente como personas de bien.

Luciano Vath.

La mayor parte de nuestros problemas son problemas humanos y son los individuos cuya mente está cerrada, quienes nos dan los más
graves dolores de cabeza.

Que usted, lector amigo, goce del amor y del afecto de sus seres más queridos y cercanos, que tenga el dinero suficiente para vivir de la manera que más le agrade, que sus labores cotidianas sean interesantes y tengan éxito, que disfrute de popularidad personal, así como de la aprobación, la admiración y el respeto de las personas con quienes conviva, con quienes trabaje, o con las cuales esté vinculado en alguna forma.

Que se sienta bien tanto mental como emocionalmente, el que manifieste un apetente entusiasmo por la vida o que, por el contrario, se sienta muerto de miedo o simplemente hastiado de todo, depende de su capacidad para abrir las mentes cerradas, incluida la suya propia, y de qué tan bueno sea para persuadir a sus semejantes.

Durante los últimos diez años hemos concentrado nuestra atención en estudiar más a fondo la mente cerrada, con el propósito de elaborar actitudes mentales, reglas de trabajo y principios fundamentales científicamente válidos que puedan utilizarse con éxito en nuestros diarios esfuerzos por abrir las mentes de las personas con quienes convivimos y trabajamos.

En este libro, propongo la definición de una sencilla actitud mental fincada sobre la sólida roca de los deseos humanos, y que ha demostrado ser más efectiva como medio para abrir las mentes cerradas.

W .J. R.


Psicología, Terapias, Pacientes de terapias

Esta obra se refiere al sufrimiento y a la esperanza, a la ansiedad y a la
satisfacción que llenan el consultorio de cada terapeuta. Se refiere a la
unicidad de la relación que cada terapeuta establece con cada paciente.

Igualmente a los elementos comunes que descubrimos en todas estas
relaciones. Se refiere también a las experiencias altamente personales de cada uno de nosotros. Trata acerca del paciente que en mi consultorio se sienta en un extremo del escritorio, luchando por ser él mismo, y sin embargo mortalmente temeroso de serlo; esforzándose por ver su experiencia tal como es, deseando ser esa experiencia, pero muy temeroso ante esa perspectiva.

El libro trata acerca de mi mismo, sentado allí ante ese paciente, cara a cara y participando de su lucha con toda la sensibilidad y profundidad de que soy capaz. Trata acerca de mí en tanto me esfuerzo por percibir su experiencia y el significado, el sentido, el sabor que tiene para él.

Trata de mí en la medida en que deploro mi falibilidad humana en la comprensión de ese cliente, y mis fracasos ocasionales en ver la vida tal como aparece para él, fracasos que caen pesadamente sobre la intrincada, delicada trama de su crecimiento.

En las cosas sencillas a veces encontramos la magia, el camino, el campanazo para el despertar, la humildad como virtud lleva al ser humano a aceptar las enseñanzas, a entender que como ser humano no está exento de caer en errores.

Psicología, Armaduras, Caballeros

Muchos lectores me han preguntado por qué no le había dado un nombre al Caballero. La razón es que todos nosotros, tanto hombres como mujeres, somos Caballeros que vamos en busca de la alegría, el amor, la felicidad y la libertad.

Como recordaréis si habéis leído el libro, el Caballero se permitió caer en un interminable abismo, superar el miedo y el terror, aprender a perdonarse a sí mismo y a los demás, y todo ello le condujo a la cima de la montaña donde se desprendió de lo que quedaba de su armadura.

Tras experimentar esta primera renuncia, creí que lo había logrado. Ahora Dios y yo íbamos a ser uno solo. Pasaría el rato con Él, nos conoceríamos y nos tutearíamos.

Esperaba que mi vida fuera un camino largo y sencillo, de completa felicidad. Pero en su lugar descubrí que, aunque pudiera acariciar la alegría y la felicidad con más frecuencia y más profundidad que nunca, no podía mantener ninguna de las dos cosas. Y, por mucho que mi vida fuera más fácil, no era por completo sencilla. La sensación de haberlo conseguido se vio reforzada a través de los cientos de lectores que reconocían amablemente el impacto que mi libro había tenido en sus vidas.

Las ovaciones que recibía cuando hablaba en público (lo hacía donde había más de dos personas reunidas) hicieron que me sintiera todavía más seguro de haber logrado la maestría en la vida. Disfruté de esta radiante gloria lo suficiente como para adquirir un bronceado cósmico. Tardé un tiempo en darme cuenta de que me estaba convirtiendo en la imagen de lo que la gente creía que debía ser: un Caballero bueno, generoso y amoroso que había escrito un libro muy útil. Pero tardé más tiempo aún en darme cuenta de que ya no estaba oyendo la voz que me había dictado el libro.

Tardé incluso mucho más en descubrir que la razón por la cual no oía la voz era porque no escuchaba. En pocas palabras, yo mismo me había proporcionado una sobredosis de arrogancia espiritual. No estaba manteniendo la paz, la dicha, el amor y la felicidad durante largos períodos de tiempo. Si el camino resultaba muy duro, me retiraba una vez más a la armadura de mi ego para sobrevivir. En realidad, me irritó darme cuenta de que la vida no era más fácil, sino tan sólo más sutil. Sabía que tenía por delante otra búsqueda, de modo que ahora te invito, lector, a que te unas a mí allí donde dejé mi último libro.

Robert Fisher.

La vanagloria es un defecto y nos estanca en muchos aspectos de la vida, El SEÑOR JESUCRISTO siempre resalto la humildad y la mansedumbre como cualidades necesarias para el crecimiento, “Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No lo es el que se sienta a la mesa? Sin embargo, entre vosotros yo soy como el que sirve, Lucas 22:27. El SEÑOR enseñaba con ejemplo, ¡por eso, era, es y sera grande por siempre!

El Caballero de la Armadura Oxidada es un maravilloso audiolibro de autoayuda. Para los que no estén demasiado familiarizados con ese tipo de obras, diremos que pertenecen a una colección de cuentos e historias que pretenden, mediante la fantasía, hacernos comprender la manera de comportarnos, nuestros temores y cómo disfrutar de nosotros mismos y de nuestro entorno.

Dicho de otro modo: El Caballero de la Armadura Oxidada es un cuento con moraleja, como los que nos leían de pequeños, pero orientado a adultos.

Conforme se va escuchando el audio libro El Caballero de la Armadura Oxidada, no se puede evitar esbozar una sonrisa cómplice con el protagonista, al reconocer los miedos e inquietudes que expresa, que todos hemos tenido en algún momento de nuestra vida.

Los detalles, expresados en forma de breves “gags” humorísticos, combinan a la perfección con los momentos en los que se tocan temas profundos del comportamiento humano.

¿Recomendaría El Caballero de la Armadura Oxidada? Por supuesto que sí, pero con condiciones. Sí estás pasando por un momento feliz en tu vida, leerlo te reportará la agradable sensación de conocer lo que dice.

Si, por el contrario tu vida no está en el mejor momento, leerlo puede recordarte algunas cosas importantes que quizás hayas olvidado.
A las únicas personas que NO recomendaría este libro son a aquellas que consideran que NO necesitan ser ayudadas, ya que aunque lo hicieran no se molestarían en comprender lo que dice, seguramente porque nunca han tenido el valor de entrar en el Castillo del Silencio.

Se entiende por coaching, como aquel proceso que asiste en la liberación del potencial de una persona con el fin de incrementar al máximo su desempeño.

Liderazgo, Coaching,

Este libro propone una forma personal de entender el coaching
en una síntesis integradora que es el resultado de mi propio recorrido profesional.

Está construido sobre la base de concepciones y aportes personales que fui elaborando en el desarrollo de mis cursos y prácticas, sumados a otros desarrollos de muchos maestros en el tema, de los cuales tuve la oportunidad y el privilegio de aprender y trabajar.

Corrigiendo a mi crítico interno que intentaba asfixiarme y
quitarme libertad una noche me dije: !No!, no todo está dicho. “El arte de soplar brasas” !Nadie lo dijo aun como yo! Sartre decía que la vida de una persona se desarrolla en espirales; pasamos repetidamente por los mismos puntos, pero en distintos planos de integración y complejidad.

Hoy, apropiandome de sus palabras, yo agregaría que pasamos por esos puntos desde el lugar de un observador diferente. Y comencé a escribir este texto con el mismo espíritu con que di aquella clase en los 80.

Con la humildad de intentar compartir desarrollos conceptuales acerca de la teoria y practica del coaching, aprendizajes, reflexiones, experiencias de vida personales y profesionales, que a lo largo de años fui volcando en mis cursos, enriquecido por los valiosos aportes de mis maestros, alumnos y coachees.

Este libro esta dirigido a quienes quieren profundizar en el conocimiento de esta disciplina, que aporta herramientas poderosas para el desarrollo personal y organizacional.

En el mundo de las organizaciones para el nuevo siglo, la figura del jefe/gerente está cambiando por la del líder/facilitador y el coaching se constituye en una poderosa herramienta para gestionar un mundo
diferente.

En este sentido también entendemos al coaching como una competencia de liderazgo y gerenciamiento. El líder coach es guía y acompañante de su entorno aprendiente y debe contar para ello con las competencias, los valores y las convicciones.

Leonardo Wolk.