Las emociones determinan la calidad de nuestra existencia. Se dan en todas las relaciones que nos importan: en el trabajo, con nuestros amigos, en el trato con la familia y en nuestras relaciones más íntimas.

Pueden salvarnos la vida, pero también pueden hacernos mucho daño. Pueden llevarnos a actuar de una forma que nos parece realista y apropiada, pero también pueden conducirnos a actuaciones de las que luego nos arrepentiremos de todo corazón.

Si usted tuviese que enfrentarse a su cónyuge porque se ha gastado una suma enorme en adquirir algo sin hablarlo antes con usted, ¿podría distinguir si lo que muestra su rostro es temor o indignación, o si lo que hace es poner caras largas a la espera de lo que suele calificar de comportamiento demasiado emocional?.

¿Usted siente las emociones de la misma forma que su cónyuge?, ¿que los
demás? ¿Se enfada o siente temor o tristeza por cosas que a los demás parecen traerles sin cuidado? ¿Qué podría hacer al respecto?.

¿Se enfadaría si oyese volver a casa a su hija de dieciséis años dos horas más tarde de su toque de queda? ¿Qué es lo que desencadenaría el enfado: el temor que usted siente cada vez que mira el reloj y se da cuenta de que no ha llamado para decir que llegará tarde, o las horas de sueño que pierde esperándola levantado?

Al día siguiente, cuando lo hable con ella, ¿podrá controlar su enfado
hasta el punto de que ella crea que en realidad lo de la hora de llegada a usted le importa un comino, o lo que verá será una ira contenida y se pondrá a la defensiva? Al ver su rostro, ¿sabrá usted si se siente avergonzada, culpable o quizá un poco insolente?…

La responsabilidad que trae consigo el hecho de ser padres es grande. En la mayoría de los casos los hijos van a tomar el ejemplo de sus padres como referencia para su vida.

Continuamente se habla de una crisis de valores que muchas veces se asocia a una crisis de la familia. Y ciertamente, a pesar de que la familia es la más antigua forma de organización humana y tal vez el ámbito social donde mayor fuerza tienen las tradiciones y la tendencia a su conservación.

La familia posee una significación positiva para la sociedad y en tal sentido es ella misma un valor. Como forma primaria de organización humana, como célula comunitaria existente en cualquier tipo de sociedad, la familia es el primer grupo de referencia para cualquier ser humano.

Los valores constituyen un complejo y multifacético fenómeno que guarda relación con todas las esferas de la vida humana. Están vinculados con el mundo social, con la historia, con la subjetividad de las personas, con las instituciones.

Realmente vivimos un mundo lleno de valores. Y, por supuesto, uno de los ámbitos fundamentales donde los valores tienen su asiento es la familia.

Dr. José Ramón Fabelo Corzo.

Cómo crear una relación de pareja armoniosa, honesta y placentera, guiada por la fuerza divina del amor. El amor que los seres humanos se dan y reciben cae sin duda dentro de lo que alguien calificó como “la extraña dificultad de las cosas sencillas.

Cuando se trata de sentimientos y emociones, sexualidad y espiritualidad, tarde o temprano aparece el fantasma del fracaso, el rechazo, el miedo a crecer y emprender la aventura más grande de muchas vidas.

Esta obra nos brinda la posibilidad de llegar a una profunda comprensión del significado verdadero de las dificultades, generalmente ineludibles, que presentan las relaciones humanas y nos guía en el camino de su solución. Así, nos capacita para crear y mantener relaciones de una gran riqueza, energéticas, vibrantes, construidas con un amor libre de temores y enriquecidas por la realización personal.

Las autoras afirman que este libro te ayudará a transitar del lugar donde te encuentras ahora y hasta donde quieres llegar.

No se trata de un manual de ejercicios, sino de enseñanzas que te llevarán a abrir los ojos para permitirte que te veas y te analices con honestidad y sin sentimentalismo. Esto te traerá innumerables recompensas: crecimiento psicológico, autenticidad y alegría.

Nacerá en ti la capacidad para establecer una relación de pareja igualmente preparada; nacerá, también, tu capacidad de dar, amar y ser recíproco.

Felicidad, Principios de felicidad, experto en felicidad

El estudio de la felicidad tiene dos elementos fundamentales. El primero es una distinción clásica, que se remonta al menos a Aristóteles, entre dos ideas de la buena vida: una vida de placer, satisfacción y otras sensaciones positivas, o una vivida en todo su potencial, llena de significado.

En principio, ambas cuestiones están relacionadas. Parece lógico utilizar mediciones de satisfacción vital para estudiar si la gente percibe significado en su vida, así como identificar sentimientos de felicidad valorando experiencias en curso.

Estamos ante un libro con dos partes integradas. La primera parte descubre la felicidad con algo más de detalle. Tras ampliar todo aquello a lo que nos hemos referido, explica que la felicidad tiene su origen en las cosas a las que prestamos atención.

Paul Dolan es un optimista empedernido que ha superado muchos obstáculos en el camino que le ha llevado a ser un prestigioso experto
internacional en el asunto del bienestar.

DANIEL KAHNEMAN.

Nadie cambia por el hecho de leer un libro, ¡ni de ir al psicólogo! pero se puede lograr, de manera sorprendente, con un poco de esfuerzo diario. Efectivamente, la transformación de uno mismo requiere práctica y esfuerzo.

Pero se trata del aprendizaje más importante de la vida de uno: el pasaporte a una vida mucho mejor, mucho más feliz y plena.

Este libro es una potente herramienta de transformación personal, un completo manual de autoterapia. Está basado en la psicología cognitiva, la conductual y el mindfulness de tercera generación, las formas de terapia más científicas, más contrastadas con estudios.

Con la guía adecuada como este libro todos podemos alcanzar y superar esos resultados. Al final de cada parte se ofrecen ejercicios prácticos. Cualquiera de ellos sirve como práctica diaria. Podemos realizarlos sin un orden fijo, según la preocupación del momento.

Esos ejercicios hacen referencia a las «neuras» típicas de los seres humanos:
trabajar sobre esos aspectos nos hará personas más fuertes en los diferentes ámbitos de la vida.

Rafael Santandreu.

Este libro indaga sobre diferencias y similitudes entre los seres humanos con un objetivo fundamental: enseñar.

La divulgación del conocimiento en medicina es una tarea clave en la prevención de las enfermedades y en la mejora de la calidad de vida.

Más allá de las posibles semejanzas y diferencias biológicas entre los sexos, que deben ser consideradas, estudiadas y debatidas, es la cultura, como bien advierte el libro, la que interactúa con ellas, construyendo en esa relación las ideas que de hombres y mujeres forjamos.

Estar enamorado implica vivir la aventura de saberse en riesgo y, en ese sentido, la mujer amada será siempre única y fatal puesto que, para bien o para mal, cambiará nuestro destino.

Nos toca vivir una época de grandes cambios para la mujer. Después de mucho tiempo de lucha ha obtenido el derecho a ser considerada como un sujeto con deseos a respetar y capacidades que pueden ser inferiores, iguales o superiores a las del hombre, pero que de ningún modo están dadas por la diferencia de género sino por cuestiones subjetivas y personales.

GABRIEL ROLÓN – FACUNDO MANES .

Un cristiano debe dar buen ejemplo; el AMOR que le proclama a DIOS debe ser coherente con su manera de vivir, con su buen testimonio. El matrimonio es un compromiso muy grande; ante DIOS y ante los demás.

Hoy en día matrimonio es menospreciado, tanto así que se escuchan palabras como: “lo mejor del matrimonio es el divorcio” y también: antes de casarnos vivamos un tiempo juntos para ver si nos entendemos, ¡que triste es escuchar tales palabras!.

El consejo bíblico en contra del sexo prematrimonial es un buen
consejo para todos: para los que experimentan el dolor de desobedecer los planes de Dios y para los que resultan bendecidos por obedecerlos.

Su plan de que nos mantengamos puros antes del matrimonio es el mejor plan. Es una cobertura de protección. Es importante tener la convicción de que el matrimonio en el cual han ingresado es para siempre.

Cultiven la amistad entre ustedes. Entonces, al resistir juntos las tormentas, tendrán más fuerza para perseverar.

Psicología, Parejas, Emociones, Apegos

INTRODUCCIÓN.

Esta guía práctica, como su nombre lo indica, pretende aportar ideas y procedimientos de tal manera que te permitan desarrollar destrezas y habilidades para poder hacerle frente a la dependencia, prevenirla si posees alguna vulnerabilidad que te predisponga a ella y/o crear un estilo de vida orientado a la independencia emocional.

Ser autónomo desde el punto de vista emocional no es dejar de amar o ser un lobo estepario, se trata de seguir gobernándose a uno mismo, de ser fiel a los propios principios y no entregar la dignidad personal a cambio de nada ni siquiera en nombre del amor.

Podemos vincularnos a otro sin someternos y sin aplastar el yo y hacer que nuestra relación de pareja sea motivo de crecimiento y bienestar si logramos mantener un punto de control interno.

En un vínculo afectivo interviene mucho más que la emoción y el eros. No te la pasas haciendo el amor, también tienes vida social, compartes
proyectos, pasas momentos difíciles, resuelves problemas, cuidas y te cuidan, en fin, la estructura de la experiencia amorosa va mucho más allá de sentir: se piensa, se analiza y se delibera entre dos o con uno mismo.

La vida te enseña, te pule, casi te perfecciona, así sea a punta de golpes, las situaciones de pareja nunca serán color de rosa, después de cierto tiempo van a existir inconvenientes, algunos se podrán ir superando cuando hay voluntad en ambas partes, pero también pueden llegar situaciones donde es imposible seguir con una relación, ahí es donde entran aquellos conocedores del tema para ayudarnos a tomar la decisión adecuada.

PROLOGO:

A raíz de la publicación de Mujeres malqueridas, he tenido la suerte de recibir cantidad de correos sobre todo de mujeres que me escribían para contarme sus historias, para agradecerme haberlas ayudado a comprender lo que les estaba pasando y para retribuirme, con sus palabras, lo que sentían que habían recibido de las mías.

Gran parte de ellas me pedía ayuda, porque se sentían incapaces de romper con una relación enfermiza. Gracias a esas historias, descubrí las incontables formas que pueden adoptar el sufrimiento y el mal amor y los extremos a los que se puede llegar con tal de mantener cerca a una pareja.

Me llamaba la atención cómo, a pesar de las enormes diferencias que había entre un relato y otro, las cuestiones de fondo se repetían. Comprobé que mi libro Mujeres malqueridas, efectivamente, generaba más preguntas que respuestas, y que la mayoría de esas mujeres me escribía buscando una solución a su caso particular.

¿Te parece que lo puedo cambiar?», «¿Hay algo que yo pueda hacer para que siga conmigo?, ¿Tendría que dejar de verlo?, ¿Qué hago si me busca otra vez?, ¿Lo perdono de nuevo?.

Las mismas preguntas una y otra vez apuntaban a algo más profundo, a una dificultad que no se resolvía con una prescripción concreta y mucho menos con un consejo virtual vía correo electrónico. Lo cierto es que cada una de ellas buscaba, a su manera, el consuelo que mitigara su dolor o al menos la luz suficiente para comprenderlo y, además, una buena compañía.