Tú eres eso, PDF – Joseph Campbell

Meditacion, Esoterismo, Religión

“Metaforas religiosas y su interpretacion”

A Joseph Campbell le gustaba hacer la pregunta de Schopenhauer, que puede leerse en su ensayo Sobre los fundamentos de la moral: ¿Cómo es posible que un sufrimiento que no sufro yo, ni me concierne, me afecte inmediatamente como si fuera mío, y con tal fuerza que me lleva a la acción?

Esto es algo realmente misterioso, algo para lo cual la razón no puede dar explicación, y para lo que no puede hallarse fundamento en la experiencia práctica. No es algo desconocido ni siquiera para el egoísta de corazón más duro.

Aparecen ejemplos todos los días ante nuestros ojos de respuestas de este tipo, instantáneas, sin reflexión, de una persona ayudando a otra, yendo en su auxilio, aún poniendo su propia vida en claro peligro por alguien a quien ve por primera vez, sin tener en mente nada más que la necesidad del otro y el peligro que corre su vida…

La respuesta de Schopenhauer, que a Campbell le gustaba hacer suya, era que la reacción y respuesta inmediata representaba la emergencia de una revelación metafísica que nada expresa mejor que la frase “Tú eres eso”.
.

Amor al camino espiritual, A orillas del río Piedra me senté y lloré, PDF – Paulo Coelho

Es nuestro deber indagar de momento en momento, respuestas y métodos para avanzar vamos a encontrar siempre, un poquito allí, otro poquito allá.

Ríos de piedra, Religiosas tradicionales,

Los milagros suceden a nuestro alrededor, las señales de Dios nos muestran el camino, los ángeles piden ser oídos; sin embargo, como aprendemos que existen fórmulas y reglas para llegar hasta Dios, no prestamos atención a nada de esto. No entendemos que Él está donde le dejan entrar.

Las prácticas religiosas tradicionales son importantes; nos hacen participar con los demás en una experiencia comunitaria de adoración y de oración. Pero nunca debemos olvidar que una experiencia espiritual es sobre todo una experiencia práctica del Amor. Y en el amor no existen reglas.

Podemos intentar guiarnos por un manual, controlar el corazón, tener una estrategia de comportamiento… Pero todo eso es una tontería. Quien decide es el corazón, y lo que él decide es lo que vale.

Todos hemos experimentado eso en la vida. Todos, en algún momento, hemos dicho entre lágrimas: Estoy sufriendo por un amor que no vale la pena. Sufrimos porque descubrimos que damos más de lo que recibimos. Sufrimos porque nuestro amor no es reconocido. Sufrimos porque no conseguimos imponer nuestras reglas.

A orillas del río Piedra me senté y lloré es un libro sobre la importancia de esta entrega. Pilar y su compañero son personajes ficticios, pero símbolos de los numerosos conflictos que nos acompañan en la búsqueda de la Otra Parte.

Tarde o temprano tenemos que vencer nuestros miedos, pues el camino
espiritual se hace mediante la experiencia diaria del amor.

Paulo Coelho.