¡El titulo del libro es bastante llamativo!. Trascender a estados espirituales elevados supondría estar por encima del bien y del mal, y conociendo a nuestro propio ser hallaremos la verdad, aquella que palpita en el universo por que es vida…

Encontrar la verdad, Mujeres, Filosofía

Suponiendo que la verdad sea una mujer, ¿cómo?, ¿no está justificada la sospecha de que todos los filósofos, en la medida en que han sido dogmáticos, han entendido poco de mujeres?, ¿de que la estremecedora seriedad, la torpe insistencia con que hasta ahora han solido acercarse a la verdad eran medios inhábiles e ineptos para conquistar los favores
precisamente de una hembra?

Lo cierto es que la verdad no se ha dejado conquistar: y hoy toda especie de dogmática está ahí en pie, con una actitud de aflicción y desánimo. ¡Si es que en absoluto permanece en pie! Pues burlones hay que afirman que ha caído, que toda dogmática yace por el suelo, incluso que toda dogmática se encuentra en las últimas.

Friedrich Wilhelm Nietzsche: fue un filósofo, poeta, músico y filólogo alemán, considerado uno de los pensadores contemporáneos más influyentes del siglo XIX.

Realizó una crítica exhaustiva de la cultura, la religión y la filosofía
occidental, mediante la genealogía de los conceptos que las integran,
basada en el análisis de las actitudes morales (positivas y negativas) hacia la vida.

Este trabajo afectó profundamente a generaciones posteriores de teólogos, antropólogos, filósofos, sociólogos, psicólogos, politólogos, historiadores, poetas, novelistas y dramaturgos.

Meditó sobre las consecuencias del triunfo del secularismo de la Ilustración, expresada en su observación «Dios ha muerto», de una manera que determinó la agenda de muchos de los intelectuales más célebres después de su muerte.