La fuerza de Sheccid, PDF – Carlos Cuauhtémoc Sánchez

Adolescentes, Juventud

Éste es un libro de adolescentes. Se basa en una fuente cien por ciento verídica. Debo aclarar, sin embargo, que la redacción original ha sido
corregida, el estilo literario se ha pulido y las disquisiciones en torno a
varios tópicos quizá no correspondan a los escritos de un adolescente,
pero la esencia de las ideas se ha dejado intacta. Lo más interesante de la
presente obra es lo distinto que puede verse a los jóvenes desde esta
perspectiva.

Estoy convencido de que muchas cosas en el mundo cambiarán solamente cuando los jóvenes se atrevan a perseguir sus anhelos con fe y coraje. Acompáñeme, querido lector, a una aventura en la que, junto a los personajes, reforcemos nuestros ideales, impugnemos la injusticia, la corrupción, la doble moral y nos unamos a la búsqueda urgente de una ética con la cual poder triunfar en esta época moderna.

Este relato nos cuenta la historia que algunos adolescentes viven, una novela llena de amor, sueños, amistad y emociones. Representa la energía alentadora del primer amor que nunca se olvida; de los grandes anhelos de la juventud. Motiva a fortalecer ideales, a terminar con libertinajes y a volver a plantearnos firmemente nuestros valores y principios éticos y morales.

Carlos Cuauhtémoc Sánchez.

El manantial no tiene que preguntar por el camino, PDF – Bert Hellinger

Los textos reunidos en este libro datan en su mayoría de los años 1992 a 2000. Tienen un contexto en común ya que los presenté durante cursos sobre constelaciones familiares como introducción o como explicaciones intercaladas o como síntesis de lo que había transcurrido.

También son respuestas a preguntas surgidas durante esos seminarios o en entrevistas o en una conferencia. Dado que los cursos y las conferencias fueron registradas, se ha mantenido el tenor de las mismas y aquí sólo fueron ligeramente revisadas.

Aquí se trata de exposiciones realizadas en un contexto, por lo que siempre se refieren a una situación concreta. El contexto les da color y vida. Por
ese motivo tampoco tratan el tema en su totalidad sino solamente en la medida en que la situación o la pregunta lo justifican.

Algunas declaraciones se asemejan pero, sin embargo, son diferentes ya que fueron enunciadas en una situación diferente. Solamente en el capítulo “Cuentos e historias” he procedido a ordenar el tema de forma sinóptica.

Esta obra es un libro de consulta ya que he repasado una vez más todos los
cursos documentados para elegir aquellos párrafos que no han sido tenidos en cuenta en otras publicaciones. Complementan a aquéllos de múltiples formas. Sin embargo, cada texto tiene peso propio. Es posible comprenderlo sin necesidad de tener que referirse a otros pasajes.

Bert Hellinger.

La conjura de los necios, PDF – John Kennedy Toole

Otro aspecto a destacar en la novela de Toóle es el reflejo de las particularidades de Nueva Orleans, sus callejuelas, sus barrios apartados, sus peculiaridades lingüísticas, sus blancos étnicos… y un negro con el que Toóle logra casi lo imposible, un soberbio personaje cómico, de gran talento y habilidad, sin el menor rastro de caricatura racista.

No obstante, el mayor logro de Toóle es el propio Ignatius Reilly, intelectual, ideólogo, gorrón, holgazán, glotón, que debería repugnar al lector por sus gargantuescos banquetes, su retumbante desprecio y su guerra individual contra todo el mundo: Freud, los homosexuales, los heterosexuales,
los protestantes y todas las abominaciones de los tiempos modernos.

Imaginemos a un Tomás de Aquino trastornado en una Nueva Orleans desde donde hace una disparatada correría cruzando los pantanos hasta la
universidad estatal de Louisiana, a Baton Rouge, donde le roban la chaqueta de maderero mientras está sentado en el retrete de caballeros de la facultad, abrumado por elefantíacos problemas gastrointestinales. A Ignatius se. le cierra periódicamente la válvula pilórica como reacción a la ausencia de una «geometría y una teología adecuadas» en el mundo moderno…

WALKER PERCY.

Flor del desierto, PDF – Waris Dirie

Solo DIOS conoce el corazón de las personas, y tan solo el puede juzgar.

Muchas personas han atravesado situaciones difíciles; verdaderos sufrimientos, pero DIOS los ha hecho evidentes y se han convertido en ejemplo de superación.

Este libro es la historia real de la autora somalí Waris Dirie, realizado en su primera edición en el año 1998 y publicada por diversas editoriales.

Narra la vida de una chica que a los cinco años le practican la ablación, y a los trece años de edad tuvo que huir de su hogar y atravesar sola el desierto para evitar que su padre la casara con un hombre de 60 años.

Con la ayuda de su madre Waris decide escaparse. Sola y sin medios atraviesa el desierto, llega hasta Mogadiscio donde vive unos años hasta que viaja a Londres con sus tíos dónde trabaja como empleada del hogar.

Un famoso fotógrafo la descubre por la calle. Aquí empieza la carrera profesional de Waris como modelo, que le llevara a las portadas de las revistas de moda y femeninas más importantes del mundo.

A la sombra de las muchachas en flor, PDF – Marcel Proust

El talento con que DIOS doto a algunas personas puede ser sanamente envidiado, ¡mejor decir admirado! lo cierto es que al tiempo de hoy son inexplicables ciertos fenómenos literarios, quizá en ese tiempo los sentidos estaban mas conectados al mundo espiritual.

El siguiente libro según entiendo es una serie que consta de siete partes publicadas entre 1913 y 1927, de las que las tres últimas son póstumas. Es amplia mente considerada una de las cumbres de la literatura francesa y universal.

Más que del relato de una serie determinada de acontecimientos, la obra se mete en la memoria del narrador: sus recuerdos y los vínculos que crean. De ahí que el título: “En busca del tiempo perdido”

El corazón de piedra verde, PDF -Salvador de Madariaga

Con esta obra, Salvador de Madariaga abrió su ya clásico ciclo
novelesco titulado “Esquiveles y Manriques”. Llevado a la imprenta por primera vez en 1942,

El corazón de piedra verde recrea las agitadas y bulliciosas sociedades española y mexicana de los siglos XV y XVI Derrotado el Islam en la Península e iniciada otra ardua guerra, contra los reyes del imperio azteca en América.

El sentido común acaba por imponerse en los soldados y conquistadores de aquel entonces, que enfrentarán el mestizaje al exterminio. La creación de una nueva cultura unirá para siempre a aztecas, moros, judíos y cristianos.

Nacido en La Coruña, Salvador de Madariaga dejó profundamente impresa su huella humanista en la ailtum española del siglo XX En 1928 se hizo cargo de la cátedra de Literatura Española en la Universidad de Oxford

Fue embajador en Washington con la República y en 1936 ingresó en la Real Real Academia Española. Tras la guerra civil tuvo que exiliarse en Inglaterra. En 1973 recibió el premio Carlomagno en
reconocimiento a su labor europeísta. Murió en Locarno, Suiza.

La cara norte del corazón, PDF – Dolores Redondo

Este libro forma parte de un ciclo de novelas inspiradas en el norte. En algunas, Amaia Salazar es la protagonista; en otras, los personajes y las tramas argumentales se entrecruzan creando un universo común en el que el norte no es siempre un punto cardinal, sino el hilo conductor de todas ellas. Porque el lugar más desolado del mundo es la cara norte del corazón humano.

Cuando Amaia Salazar tenía doce años estuvo perdida en el bosque durante dieciséis horas. Era de madrugada cuando la encontraron a treinta kilómetros al norte del lugar donde se había despistado de la senda. Desvanecida bajo la intensa lluvia, la ropa ennegrecida y chamuscada como la de una bruja medieval rescatada de una hoguera, y, en contraste, la piel blanca, limpia y helada como si acabase de surgir del hielo”.

Amaia siempre mantuvo que apenas recordaba nada de todo aquello. Una vez que hubo abandonado el sendero, el clip en su memoria duraba solo unos segundos de imágenes repetidas una y otra vez. La vertiginosa velocidad de sus recuerdos le provocaba la sensación de un praxinoscopio de Reynaud, en el que la sucesiva repetición de estampas en movimiento terminaba por originar el efecto de absoluta inmovilidad…