Es notorio que el ser humano vive en guerra. Aunque se firmen tratados de paz por todos lados de nada sirve. El trabajo es individual y constante…

La búsqueda de la paz mundial por medio de la transformación interior es un camino difícil, pero es el único posible. La paz debe cultivarse ante todo a escala individual. Y sus pilares fundamentales son el amor, la compasión y el altruismo.

Al desarrollarse estas cualidades se crea una atmósfera de paz y armonía que luego se extiende a la familia, de la familia a la comunidad, y seguramente a todo el mundo.

Este libro es una guía que nos permite avanzar en ese camino. “Thich Nhat Hanh” empieza por enseñar a tomar plena conciencia de la respiración y a prestar atención a los mas mínimos detalles de la vida cotidiana; luego nos enseña a sacar provecho de los efectos positivos de la presencia en el momento y la concentración para transformar y superar los problemas que nos plantean en el plano psicológico.

Por último nos muestra la conexión entre la paz personal y la interior y la paz en la tierra. Este es un libro muy valioso, porque puede provocar una transformación en la vida de todos y cada uno de nosotros y en la de toda la sociedad.

Uno de los objetivos más importantes del presente libro, es dar respuesta y apoyo a todos aquellos que se encuentren pasando por un período de desasosiego o dolor espiritual, aquellos que estén sufriendo alguna enfermedad o aquellos que deseen desarrollar y tener
un permanente estado de Paz interior y de armonía con su entorno.

Vivir con miedos, culpas, terrores, amenazas, etc. no nos sirve de nada, y sí en cambio nos crea conflictos que nos provocan sufrir nuestros dramas de vida y nos cargan de pesares, desánimo y hasta enfermedades que nos esclavizan fuertemente impidiéndonos el
bienestar y todos los momentos de felicidad que podemos y merecemos tener.

Habrá que estar siempre atentos, pues se tiende a pensar que al tener un nivel de Consciencia más elevada, éste desaparece por completo. Sin embargo, el Ego siempre estará ahí en sus vidas, pero con una dosis de comprensión y de Amor Incondicional se
mantiene menos activo, o más realista, más benigno, menos exigente, vanidoso o soberbio.

Reflexiones, Budhismo

El camino que lleva a la felicidad está lleno de distractores. No es posible hallar la luz que ilumina nuestra conciencia, sino es anhelada.

En el mundo abundan las filosofías y los principios religiosos, que en su mayoría no conducen a nada, porque están cargados de materialismo.

Dentro de cada persona debe nacer el ardiente deseo de hacer lo recto, así esa luz lo encontrara a él.

Podemos decir que el mensaje espiritual de Budha gira en torno a la compasión, la benevolencia, el amor hacia todas las criaturas y la comprensión.

Todo marcha unido a un fervoroso anhelo de alcanzar el estado de despertar espiritual o Iluminación, llamado “Nirvana”, lo cual, en esencia es lo que en otras Religiones recibe el nombre de “Unión con Dios” o Liberación.

Ese Supremo Estado que ha sido el objeto de la vida de innumerables
sabios y santos de las más diversas Tradiciones y Filosofías a lo largo y ancho del mundo– es el mismo al que nos conducen las enseñanzas de Budha.

Nos dice Budha que este mundo en el cual vivimos posee una dolorosa
característica: su impermanencia. Todo en él cambia y se diluye como arena seca entre las palmas de nuestras manos.

No es posible retenerlo, porque el paso del tiempo es inexorable y afecta por igual a todas las criaturas. Esta es llamada la Primera Noble Verdad: la existencia del dolor.

El doctor Chopra comienza por examinar algunos de los interrogantes más urgentes con los que se enfrentan los médicos:

¿Por qué algunos pacientes hacen “todo lo correcto” y no mejoran?

¿Por qué los enfermos terminales a menudo parecen aliviados, casi felices, como si morir les enseñará por primera vez cómo vivir?

El ser humano, ¿aprende solamente a través del sufrimiento o hay otra forma de encontrar sentido y plenitud en la vida? Vida sin condiciones
relata infinitos casos reales, abordando disciplinas que van desde la física moderna y la neurociencia a las tradiciones antiguas de la sabiduría de la India.

En los diez o veinte últimos años, la medicina ha debido abrirse a temas que, en el pasado, nunca pudo enfrentar a gusto. Los pacientes quieren saber por qué sufren, lo que no es novedad, por cierto; pero cuando plantean la pregunta, sus implicancias más profundas se niegan a permanecer sepultadas.

No se conforman con saber por qué les duele el estómago, los intestinos o el pecho. “¿Por qué sufro yo?” es la disyuntiva. Y aun después de apaciguar la
úlcera, desbloquear el intestino o extirpar el tumor de mama, el paciente vuelve con la aflicción en los ojos.

Llevado hasta el límite de mi supuesta pericia, he pensado en ese sufrimiento y tratado de observar con la mayor atención a las personas que tienen la franqueza de enfrentarme a él.

Así he efectuado algunos descubrimientos sorprendentes. En el medio de la vida cotidiana parece haber un agujero, como si alguien hubiera arrojado una piedra a través de un vidrio blindado.

Curación, Espiritualidad, Medicina occidental

Los paradigmas médicos determinan lo que pensamos de nuestro cuerpo.

En el transcurso de los años, la medicina occidental ha identificado espíritus malignos, humores, gérmenes y virus como causas de enfermedad y ha diseñado tratamientos acordes.

A medida que avanzan las tecnologías médicas y aprendemos más
cosas sobre nuestras conexiones cuerpo-mente, nuestros paradigmas médicos van cambiando. Los paradigmas nuevos dan origen a posibilidades nuevas.

En el pasado, se sabía que el campo aural estaba asociado a la salud y la curación, pero de un modo más bien esotérico. El conocimiento del campo era una mezcolanza de observaciones reales, suposiciones y fantasías.

Ahora, a medida que aprendemos más sobre bioenergía en nuestros laboratorios y clínicas, la idea de un campo energético humano que está directamente conectado a nuestra salud se va haciendo más aceptable en el marco del paradigma médico occidental.

El conocimiento no es esquivo, pero si exigente; no cualquiera lo halla. Solo aquel que busca y anhela con el corazón lo hallara. El hombre trae consigo un destello de luz, aunque pequeña, pero suficiente para penetrar la densa oscuridad de la ignorancia.

Chamanes, Aztecas, México

El Nahual es una entidad que, siendo de carne y hueso, está conectado con lo ancestral y con imágenes portadoras de conocimiento y sabiduría.

El filósofo Hellinger usa también las imágenes sistémicas para desvelar lo que el silencio suele dejar bien guardado en las historias de las personas, las familias, los grupos y la sociedad. Ambos son hombres de mirada amplia y profunda que saben ver más allá de lo observable.

En este libro llevo a ustedes por esos movimientos de la vida. Los pensamientos de cada uno de los textos nos ayudan a detenernos. Nos ayudan a volvernos tranquilos en lo pasajero y a cruzar el umbral hacia un ámbito en el cual nos sentimos llevados de otra manera, como llegando a otro lugar, amados de manera diferente en otro lugar y plenos de manera diferente en otro lugar.

Cada capítulo de este libro es completo por sí solo. Por tanto,usted podrá abrir este libro como al azar, podrá permitir que un título lo atraiga y lo lleve y podrá permitir que sus pensamientos puedan seguir teniendo efecto durante un tiempo, hasta que otro título lo atraiga y lo llame a que lo acompañe.

Bert Hellinger.

¡Que nuestro espíritu vuele, mundos desconocidos nos esperan!. El arte de escribir lo que se ve “imaginariamente” es dado como bendición a unos pocos; ¿méritos? ¡la respuesta la tiene el amo y señor de las almas! quizá un día nuestro corazón se llene de argumentos, y así convencerlo de que nos permita también disfrutar de la grandeza de un corazón inspirado…

Mundo interno, Sueños

En los momentos de ensoñación o de nostalgia, todos hemos pensado, al menos una vez, que la vida verdadera esta en otra parte, en una tierra extraña donde los frutos son más dulces, el agua más pura, la luz más ligera: ahí, los hombres, las bestias y las cosas coinciden en un mismo lugar, a una misma hora, por fin reconciliados.

Uno de los mayores poetas del siglo XX le ha dado nombre a ese país imaginario: “el territorio interior”. Este libro es un recorrido por esa geografía maravillosa. Como un nuevo Virgilio, Bonnefoy nos conduce por el arte toscano del Renacimiento.

Porque al leer este libro habremos aprendido que el sueño, como nosotros, es mortal, y que comparte nuestra fragilidad y nuestro destino. Que el río en su cauce, la simple yerba, el jazmín, los olivos, el asfódelo, la cima inalcanzable de la montaña, la tierra que pisamos, son nuestro único reino perdurable.

Las palabras de este volumen son la llave de ese reino oculto: quien las lea, abrirá las puertas de un territorio interior, secreto, donde el fruto y los labios, la vida duradera y la vida del polvo, la realidad y el sueño, han pactado una momentánea reconciliación.

Entrevistas, Religión, Mitos

Esta conversación entre Bill Moyers y Joseph Campbell tuvo lugar en 1985 y 1986, primero en el Rancho Skywalker de George Lucas, y después en el Museo de Historia Natural de Nueva York.

Este libro existe porque Bill Moyers estuvo siempre dispuesto a encarar el fundamental y difícil tema del mito, y porque Joseph Campbell respondió con reveladora sinceridad a las penetrantes preguntas de Moyers, sinceridad basada invariablemente en una vida entera de convivencia con el mito.

La idea de un libro ha surgido del deseo de poner este material al alcance no sólo de quienes vieron la serie sino también de todos cuantos han admirado a Campbell a través de sus libros durante muchos años.

Era un hombre espiritual, que encontró en la literatura de la fe los principios comunes al espíritu humano. Pero esos principios debían ser liberados de su forma tribal, o las religiones del mundo seguirían siendo, como lo son hoy en el Medio Oriente o en Irlanda del Norte, fuente de odio y violencia.

Meditacion, Bienestar emocional, Esoterismo

La historia es simple aunque difícil de comprender. Siempre ha sido así: cuanto más sencilla es una cosa, más difícil es de comprender.

Para poder comprender algo es necesario que sea complejo; para comprender, has de dividir y analizar.

Una cosa sencilla no puede ser dividida ni analizada; no hay nada que dividir ni analizar. El hecho es muy simple. Lo más simple siempre escapa a la comprensión.

La vida es una mujer. Trata de entender la vida y te verás envuelto en un lío. Olvídate de entenderla. Sencillamente, vívela y la entenderás. La comprensión no será intelectual, teórica. La comprensión será total.

La comprensión no será verbal, sino no verbal. Eso es lo que queremos decir cuando decimos que la vida es un misterio. Puede ser vivida, pero no resuelta. Puedes saber qué es, pero no puedes decir qué es. Ése es el significado de misterio.

Cuando decimos que la vida es un misterio, estamos diciendo que la vida no es un problema. Un problema puede ser resuelto. Un misterio es eso que
no puede ser resuelto.