Puente hacia el infinito, PDF – richard bach

En Juan Salvador Gaviota, “Richard Bach” escribía sobre una gaviota que practicó durante toda una vida para comenzar a conocer el significado de la bondad y el amor.

En Ilusiones escribía sobre un hombre rodeado de milagros, perseguido por una dama, sabia y mística, que vivía a la vuelta de una esquina en el tiempo.

El puente hacia el infinito es la gesta de Bach por hallarla, por aprender sobre el amor y la inmortalidad, no en el más allá, sino en el aquí y ahora. No obstante, atrapado en las tormentas del éxito, del desastre y de la traición, abandona la búsqueda, y las murallas que construye para su protección se convierten en su cárcel.

Por fin conoce a la única mujer que puede liberarlo. Con ella inicia un viaje de transformación, un mágico descubrimiento del amor y de la alegría.

Hay aquí aventuras y choques aéreos, visitas en sueño al futuro y al pasado, viajes fuera del cuerpo, en tanto la pareja busca escapar más allá de la muerte. Se eleva a partir de una empecinada fe en el amor perfecto.

Hasta ahora este escritor silenciosamente misterioso ha narrado mediante la alegoría y la ficción. En “El puente hacia el infinito” atrae a los lectores hasta su corazón y comparte con ellos una visión íntima, divertida, triste, ferozmente franca de su vida personal y de su
amor.

Esta es la historia de un caballero que estaba muriendo, y de la princesa que le salvó la vida. Es una historia de bellas y bestias, de hechizos y fortalezas, de poderes mortales que parecen y de poderes vitales que son. Es el relato de la única aventura que más importa, creo, en cualquier época.

Lo que aquí reza ocurrió, en verdad, de modo muy aproximado al que figura impreso. Me he tomado algunas pocas libertades con la cronología, algunos personajes de este libro son compuestos, casi todos los nombres son ficticios. El resto no lo hubiera podido inventar de haberlo intentado; la verdad no era lo bastante creíble para ser ficción.

Richard bach.

El reino del Dragón de Oro, EPUB – Isabel Allende

El reino del Dragón de Oro es la segunda parte de una trilogía, Memorias del Águila y Jaguar, iniciada con La ciudad de las bestias. Esta vez, Nadia Santos y Alexander Cold acompañarán a la periodista y escritora Kate Cold al Reino Prohibido, un pequeño país situado en el corazón del Himalaya.

En él se encuentra el Dragón de Oro, una valiosísima estatua de oro y piedras preciosas con capacidad para predecir el futuro y que sólo puede ser utilizada por el rey a fin de saber lo que le conviene a su pueblo.

Alguien planea robarla para utilizarla con fines personales. Mientras tanto, alejados de la civilización, el lama Tesing guía a su discípulo Dil Bahadur, joven heredero del reino, por las sendas del budismo para completar su formación.

DESCARGAR EPUB

Amor es amor, Carol, PDF – Patricia Highsmith

Claire Morgan, una autora desconocida y que eligió permanecer en el más absoluto anonimato, publicó en 1952 una novela, El precio de la sal,
notablemente audaz para la época.

Los críticos trataron al libro con una mezcla de desconcierto y respeto, pero el éxito de público fue inmediato, y se vendieron más de un millón de ejemplares de la edición de bolsillo.

La novela no volvió a editarse, y reaparece con el título, “Carol”, que originariamente le había dado su autora, y firmada por ésta con su verdadero nombre.

Carol es una novela de amor entre mujeres de ahí la decisión de ubicarla bajo un seudónimo, para no ser clasificada como una escritora lesbiana,
que se lee con la misma fascinada atención que despiertan las novelas
policiacas de su autora.

Highsmith concibió Carol en 1948, cuando tenía veintisiete años y había terminado su primera novela, Extraños en un tren.

Se encontraba sin dinero, y se empleó durante una temporada en la sección de juguetes de unos grandes almacenes.

Un día, una elegante mujer rubia envuelta en visones entró a comprar una muñeca, dio un nombre y una dirección para que se la enviaran y se marchó.

Patricia Highsmith se fue a casa y, escribió de un tirón el argumento completo de Carol, que comienza precisamente con el encuentro entre Therese, una joven escenógrafa que trabaja accidentalmente como vendedora, y Carol, la elegante y sofisticada mujer, recién divorciada, que entra a comprar una muñeca para su hija y cambia para siempre el curso de la vida de la joven vendedora.

La estrategia de Chinaski, Mujeres, PDF – Charles Bukowski

Ahora me he convertido en un cazador de tesoros, invierto tiempo, desgastó un poco mis ojos, duermo en la madrugada, pero, vale la pena, porque existen muchos tesoros literarios, grandes genios de la inspiración dejaron para fortuna nuestra palabras escritas de precioso significado.

En este libro se puede ver cómo Chinaski/Bukowski usaba a las mujeres y cómo las mujeres lo usaban él, formando un círculo vicioso del que tal vez lo único que bueno que salió en ocasiones fueron poesías.

Él mantuvo a algunas de esas mujeres y en contraparte, no podría decir que ellas lo mantenían a él (fuera de algún viaje ocasional) puesto que tenía un ingreso regular por sus libros, más bien diría que lo acompañaban en sus vicios.

No sé muy bien cuándo vi por primera vez a Lydia Vanee. Fue hace cerca de seis años y yo acababa de dejar un trabajo de doce años como empleado de correos para hacerme escritor.

Estaba aterrorizado y bebía más que nunca. Estaba intentando
empezar mi primera novela. Me bebía una botella de whisky y
una docena de cervezas cada noche mientras escribía.

Fumaba puros baratos y le pegaba a la máquina de escribir y escuchaba música clásica en la radio hasta que amanecía. Me había fijado un mínimo de diez páginas por noche, pero hasta el día siguiente,
nunca podía saber cuántas páginas había escrito.

Me levantaba por la mañana, vomitaba y entonces me iba hasta la sala y miraba en el sofá para ver cuántas hojas había. Siempre excedían de las diez. Unas veces había 17, otras 18, 23, 25 páginas. Por supuesto, el trabajo de cada noche tenía que ser corregido o tirado a la basura. Me llevó veintiuna noches escribir mi primera novela.

La sabiduría de los idiotas, PDF – Cuentos de la tradición sufí, Idries Shah

De todos lados se aprende un poco, la mentalidad del hombre debe ser fuerte y equilibrada, saber extraer lo bueno y desechar lo malo…

Sabiduría oriental, Cuentos sabios, Religiones

Tratar de rastrear los orígenes del sufismo significa buscar la fuente de una tradición que se pierde en un tiempo indefinido. No obstante, el sufismo, expresado tal y como hoy nos ha llegado, se desarrolla durante los dos o tres siglos posteriores al nacimiento del islam, manifestándose al amparo de esta religión y adaptándose a su localización geográfica. Por este motivo, suele vincularse con una forma de mística musulmana que, para muchos autores, nace como respuesta a un debilitamiento de la fe islámica que comienza en la época de los Omeya.

Un acercamiento a la enseñanza sufí muestra, sin embargo, que el hecho de adaptarse a una religión concreta no es más que un modo de acceder a la religiosidad profunda del ser humano que, naturalmente, trasciende el marco más estrecho del rito o del dogma. Este concepto quedó magistralmente por Ibn el Arabi probablemente el más grande entre los sufíes cuando, en el poema Mi corazón puede adoptar todas las formas, afirma: “Yo sigo la religión del Amor.” En efecto, el sufismo debe considerarse como una vía de conocimiento interior donde el amor forma su eje sustancia.

Místicos como el propio Ibn el Arabi, Al Gazzali o Rumi nos han dejado en sus obras suficientes y hermosos argumentos como para consolidar esta afirmación. El sufí busca a Dios a través del camino que pasa por su propio corazón, en el tránsito, el encuentro con la realidad profunda de sí mismo le lleva a la percepción verdadera que conduce al conocimiento. Pero no debemos formarnos una opinión errónea, para el sufí, los aspectos devocionales son una desviación tan innecesaria e inútil como puede serlo la adhesión a la erudición vacía. Del mismo modo, el sufí sabe que la experiencia de la enseñanza sólo se adquiere en contacto con la vida diaria y bajo el aprendizaje de un maestro.

En estos relatos, la figura del maestro tiene un protagonismo de primer orden, siendo abundantes los episodios referidos al mítico Bahaudin Naqsband, fundador de la orden Naqshbandi. Con respecto a los cuentos, éstos han sido en todas la grandes tradiciones de conocimiento una de las fuertes de transmisión de enseñanza más habituales y efectivas. Naturalmente, esta enseñanza nunca ha sido ni es concebida como un factor de incremento de la información mental, por lo que los cuentos cumplen de un modo excelente la función de permitir la disposición del oyente en este caso del lector a experimentar la existencia de otro nivel de comprensión.

Por este motivo, su conducta confunde a todos los que se acercan a él con la carga habitual de las opiniones preconcebidas o provistos de una erudición convencional. Ésta es la razón por la que, a veces, la lectura de estos sencillos cuentos y enseñanzas de maestros sufíes se torna paradójicamente compleja, aunque, más allá de las apariencias, estos relatos desbordan una sabiduría profunda y auténtica que, sin duda, el lector avisado no dejará de percibir y disfrutar.

SEBASTIÁN VÁZQUEZ

La realidad en historia,Chocolate caliente para el alma, PDF – Jack Canfield y Mark Hansen

Cuentos, historias o reflexiones han sido instrumento de los entendidos tratando de hacer llegar un mensaje a la mente o al corazón de las personas, ficticias o reales, cada una lleva en si un valioso mensaje.

Historias, Reflexiones, Cuentos

Sabemos todo lo que necesitamos saber para poner fin al sufrimiento emocional inútil que muchas personas experimentan en la actualidad.
La autoestima y la eficiencia personal están a alcance de todos aquellos que se hallen dispuestos a tomarse el tiempo de conseguirlas.

Leer un libro como éste es como sentarse a comer una comida muy elaborada. Puede ser demasiado sustanciosa. Es una comida sin vegetales, ensaladas ni pan. Es todo esencia, con muy pocas palabras huecas. En nuestros seminarios y talleres dedicamos más tiempo para establecer y discutir las implicaciones de cada historia.

Exploramos más a fondo sobre la forma de aplicar las enseñanzas y los principios en la vida cotidiana. No nos limitamos a leer las historias. Tómese usted el tiempo necesario par digerirlas y asimilarlas. Si se siente impulsado a compartir una historia con otras personas, hágalo.

Cuando una anécdota lo haga pensar en alguien, llame a la persona que le trajo a la mente y compártala. Métase en cada lectura y haga lo que sienta que surge en usted. Están pensadas para que lo inspiren y lo motiven.

Cuando entendemos, El regreso del caballero de la armadura oxidada, PDF – Robert Fisher

En las cosas sencillas a veces encontramos la magia, el camino, el campanazo para el despertar, la humildad como virtud lleva al ser humano a aceptar las enseñanzas, a entender que como ser humano no está exento de caer en errores.

Psicología, Armaduras, Caballeros

Muchos lectores me han preguntado por qué no le había dado un nombre al Caballero. La razón es que todos nosotros, tanto hombres como mujeres, somos Caballeros que vamos en busca de la alegría, el amor, la felicidad y la libertad.

Como recordaréis si habéis leído el libro, el Caballero se permitió caer en un interminable abismo, superar el miedo y el terror, aprender a perdonarse a sí mismo y a los demás, y todo ello le condujo a la cima de la montaña donde se desprendió de lo que quedaba de su armadura.

Tras experimentar esta primera renuncia, creí que lo había logrado. Ahora Dios y yo íbamos a ser uno solo. Pasaría el rato con Él, nos conoceríamos y nos tutearíamos.

Esperaba que mi vida fuera un camino largo y sencillo, de completa felicidad. Pero en su lugar descubrí que, aunque pudiera acariciar la alegría y la felicidad con más frecuencia y más profundidad que nunca, no podía mantener ninguna de las dos cosas. Y, por mucho que mi vida fuera más fácil, no era por completo sencilla. La sensación de haberlo conseguido se vio reforzada a través de los cientos de lectores que reconocían amablemente el impacto que mi libro había tenido en sus vidas.

Las ovaciones que recibía cuando hablaba en público (lo hacía donde había más de dos personas reunidas) hicieron que me sintiera todavía más seguro de haber logrado la maestría en la vida. Disfruté de esta radiante gloria lo suficiente como para adquirir un bronceado cósmico. Tardé un tiempo en darme cuenta de que me estaba convirtiendo en la imagen de lo que la gente creía que debía ser: un Caballero bueno, generoso y amoroso que había escrito un libro muy útil. Pero tardé más tiempo aún en darme cuenta de que ya no estaba oyendo la voz que me había dictado el libro.

Tardé incluso mucho más en descubrir que la razón por la cual no oía la voz era porque no escuchaba. En pocas palabras, yo mismo me había proporcionado una sobredosis de arrogancia espiritual. No estaba manteniendo la paz, la dicha, el amor y la felicidad durante largos períodos de tiempo. Si el camino resultaba muy duro, me retiraba una vez más a la armadura de mi ego para sobrevivir. En realidad, me irritó darme cuenta de que la vida no era más fácil, sino tan sólo más sutil. Sabía que tenía por delante otra búsqueda, de modo que ahora te invito, lector, a que te unas a mí allí donde dejé mi último libro.

Robert Fisher.