Meditacion, Arte de meditar, Tecnicas de meditacion

La técnica de meditación que se enseña en este libro es una habilidad
dirigida a resolver el problema más básico de la mente: el sufrimiento y la tensión que se produce a sí misma a través de sus propios pensamientos y
actos.

Porque a pesar de que la mente busca la felicidad, se las arregla para sobrecargarse de dolor mental. Dolor que, de hecho, proviene de los esfuerzos mal dirigidos de la propia mente por encontrar la felicidad.

La meditación ayuda a descubrir las razones por las que la mente hace esto y al descubrirlas, te ayuda a sanarlas. Y cuando sanan se te abre la posibilidad de la felicidad genuina, una felicidad de la que te puedes fiar, una felicidad que nunca cambiará ni te dejará de lado.

La meditación te enseña a respetar aquellas cosas en tu interior que merecen respeto: tu deseo por una felicidad genuina, completamente fiable y completamente inofensiva; y tu capacidad para encontrar esa felicidad mediante tus propio esfuerzo.

Llegar a poner fin a los sufrimientos y tensiones auto infligidos de la mente
requiere una gran cantidad de dedicación, entrenamiento y habilidad. Pero la técnica de meditación que este libro enseña no solamente beneficiará a todo aquel que esté listo para seguirla hasta el final y llegar a la cura total del despertar.

Aunque solamente busques algo de ayuda para manejar el dolor o para encontrar un poco más de paz y estabilidad en tu vida, la meditación sigue teniendo bastante que ofrecerte.

Críticas, Razón pura, Estudios

Prólogo.

¿Por qué esta crítica no lleva el título de Crítica de la razón práctica pura, sino simplemente de la razón práctica, a pesar de que el primero parece exigido por el paralelismo de esta razón con la especulativa? Lo explica
suficientemente este estudio.

Su, propósito es exponer que existe una razón práctica pura, y con este designio crítica toda su facultad práctica. Si lo logra, no necesita criticar la facultad pura con el objeto de ver si la razón no va con esa facultad más allá de una mera presunción., pues si como razón pura es realmente práctica, demuestra su realidad y la de sus conceptos mediante hechos, y en vano será todo sutilizar contra la posibilidad de que sea real.

El concepto de libertad, en la medida en que su realidad pueda demostrarse
mediante una ley apodíctica de la razón práctica, constituye la coronación de todo el edificio de un sistema de la razón pura, aun de la especulativa, y
todos los demás conceptos.

Aquí es donde se explica también por vez primera el enigma de la crítica:
¿cómo es posible negar la realidad objetiva al uso suprasensible de las
categorías en la especulación y concederles, no obstante, esta realidad
respecto de los objetos de la razón práctica pura? Pues eso debe tener el
aspecto de inconsecuente mientras sólo se conozca de nombre ese uso
práctico.

Arte, Bellezas, el arte y la belleza

Como tema de reflexión, el Arte supone un mundo apasionante, con
infinidad de matices, sugerente y a la vez profundo, pero, por su propia naturaleza, difícil para ser abordado desde un punto de vista racional y lógico.

¿Qué decirle a quien contempla extasiado una obra de Canova o se eleva con las notas de una flauta en el desierto, o quien pasea al atardecer ante las columnas de Karnak o se sumerge entre los versos de Rubén Darío…? No, evidentemente el lenguaje del arte nos habla en “otro idioma” y nuestro intento de estructurarlo en un análisis únicamente racional nos dará tan
solo fragmentos de un cadáver

El arte es un elemento profundamente unido a nuestra naturaleza humana; a través del arte damos y a través del arte recibimos y aunque se precisa despertar un cierto sentido interno para poder ver y escuchar a través del arte.

Este pequeño libro nace entonces no como un estudio académico sobre el Arte y la Belleza, sino como el esfuerzo de reunir una serie de ideas que apunten a despertar o a reforzar esa sensibilidad interna necesaria para
vivir el arte y crecer internamente a través de él.

Miguel Ángel Padilla Moreno.

Arte, Experiencia con el arte, Artistas con experiencia

Leer a Dewey a principios del siglo XXI supone romper el cerco, salirse del circuito cerrado que en las últimas décadas se ha impuesto en el campo de la estética y la teoría de las artes.

Las teorías hegemónicas, sobre todo en el contexto norteamericano, han funcionado como “teorías-envoltura” que pretenden presentar transparentemente, contener y conservar su objeto, sin cuestionarlo ni considerarlo en una dimensión evaluativa.

Con ello se consigue quizás una buena descripción de la situación de hecho y se renuncia por completo a indagar las hondas implicaciones antropológicas, sociales y políticas de las prácticas artísticas en tanto tales, aun de las más autónomas.

Este libro no engarza pues, y bueno es avisarlo, con ninguna de esas tradiciones hegemónicas en el dominio de la estética y la teoría de las artes. Se trata de un libro extraño.

No podemos limitamos a clasificarlo como una estética pragmatista sin más, cuando es obvio que el holismo y el organicismo que Dewey ar denomino “autonomía relativa” y para ello tuvo que aludir críticamente, como hacemos ahora nosotros, al trabajo de Dewey

Jordi Claramonte.

DESCARGAR

La razón humana tiene, en una especie de sus conocimientos, el destino particular de verse acosada por cuestiones que no puede apartar, pues le son propuestas por la naturaleza de la razón misma, pero a las que tampoco pueden contestar, porque superan las facultades de la razón humana.

Lea también crítica de la razón práctica.

Es fácil mostrar ahora que hay realmente en el conocimiento humano juicios necesarios y
universales, en el más estricto sentido, juiciosbpor tanto puros a priori.

Si se quiere un ejemplo sacado de las ciencias, no hay más que fijarse en todas las proposiciones de la matemática. Si se quiere un ejemplo del uso más ordinario del entendimiento, puede servir la proposición: todo cambio tiene que tener una causa.

En este último ejemplo, encierra el concepto de causa tan manifiestamente el concepto de necesidad del enlace con un efecto y de universalidad estricta de la regla, que se perdería completamente, si se le quisiera derivar, como hizo Hume.

Todo nuestro conocimiento empieza por los sentidos; de aquí pasa al entendimiento, y termina en la razón. Sobre ésta no hay nada más alto en nosotros para elaborar la materia de la intuición y ponerla bajo la suprema unidad del pensamiento.

“Sólo el arte penetra lo que el orgullo, la pasión, la inteligencia y la costumbre erigen por todas partes: las realidades aparentes de este mundo. Existe otra realidad, la verdadera, que perdemos de vista. Esa otra realidad siempre nos está enviando señales, que, sin arte, no podemos recibir”.

Samuel Bellow.

La mayoría de nosotros tenemos dos vidas. La vida que vivimos, y la vida no vivida dentro de nosotros. Entre las dos se encuentra la Resistencia.

¿Alguna vez has comprado una caminadora sólo para dejarla llenarse de polvo en la cochera? ¿Alguna vez has dejado una dieta, un curso de yoga, una práctica de meditación?

¿Alguna vez has renunciado a una llamada para dedicarte a una vida espiritual, dedicarte a ayudar a otros, dedicar tu vida al servicio de los demás? ¿Alguna vez quisiste convertirte en madre, doctor, abogado de los pobres; hacer una campaña para salvar un bosque, tratar de mejorar el mundo o el ambiente?

¿Has tenido, tarde en la noche, visiones de la persona que quisieras ser, el trabajo que podrías hacer, la persona que estás destinado a convertirte? ¿Eres un escritor que no escribe, un pintor que no pinta, un empresario que no empieza nada? Entonces sabes lo que es la Resistencia.

Charles Bukowski
“Lanzar los dados”

Si vas a intentarlo, ve hasta el final.
De otra forma ni siquiera comiences.
Si vas a intentarlo, ve hasta el final.
Esto puede significar perder novias,
esposas,
parientes,
trabajos y,
quizá tu cordura.
Ve hasta el final.
Esto puede significar no comer por 3 o 4 días.
Esto puede significar congelarse en la banca de un parque.
Esto puede significar la cárcel.
Esto puede significar burlas, escarnios, soledad…
La soledad es un regalo.
Los demás son una prueba de tu insistencia, o
de cuánto quieres realmente hacerlo.
Y lo harás,
a pesar del rechazo y de las desventajas,
y será mejor que cualquier cosa que hayas imaginado.
Si vas a intentarlo, ve hasta el final.
No hay otro sentimiento como ese.
Estarás a solas con los dioses
y las noches se encenderán con fuego.
Hazlo, hazlo, hazlo.
Hazlo.
Hasta el final,
hasta el final.
Llevarás la vida directo a la perfecta carcajada.
Es la única buena lucha que hay.


William Hentley
“Invictus”

Más allá de la noche que me cubre,
negra como el abismo insondable,
doy gracias a los dioses que puedan existir
por mi alma inconquistable.
En la azarosas garras de las circunstancias
no he gemido ni llorado.
Sometido a los golpes del azar
mi cabeza sangra, pero está erguida.
Más allá de este lugar de ira y llantos
yace sino el horror de la sombra,
Y aún la amenaza de los años
me halla y me hallará sin temor.
No importa cuán estrecha sea la puerta,
cuán cargada de castigos la sentencia,
soy el amo de mi destino,
soy el capitán de mi alma.


Walt Whitman
“Canto de mí mismo XLVI”

“Lo mejor del tiempo y del espacio es mío,
del tiempo y del espacio que nunca se han medido,
del tiempo y del espacio que nadie medirá.
Marcho por un camino perpetuo. (Escuchadme todos).
Mis señas son un capote de lluvia,
zapatos recios y un báculo que he cortado en el bosque.
Ningún amigo mío se sentará en mi silla.
Yo no tengo silla, ni iglesia, ni filosofía;
yo no conduzco a los hombres
ni al casino
ni a la biblioteca
ni a la Bolsa…
Los llevo hacia aquellas cumbres altas.
Mi mano izquierda te tomará por la cintura,
con la derecha te mostraré paisajes del continente y del camino abierto.
Nadie, ni yo, ni nadie, puede andar este camino por ti,
tú mismo has de recorrerlo.
No está lejos, está a tu alcance.
Tal vez estás en él sin saberlo, desde que naciste,
acaso lo encuentres de improviso en la tierra o en el mar.
Échate el hato al hombro,
yo cargaré con el mío… Vámonos.
Ciudades magníficas y naciones libres hallaremos en nuestra ruta.
Si te cansas, dame tu carga y apóyate en mi hombro.
Más tarde harás tú lo mismo por mí…
Porque una vez que partamos, ya no podremos detenernos.
Hoy, antes del alba, subí a la colina, miré los cielos apretados de luminarias
y le dije a mi espíritu: Cuando conozcamos todos estos mundos y el placer y la sabiduría de todas las cosas
que contienen, ¿estaremos ya tranquilos y satisfechos?
Y mi espíritu dijo:
No, ganaremos esas alturas sólo para continuar adelante.
Tú también me haces preguntas y yo te escucho.
Y te digo que no tengo respuesta,
que la respuesta has de encontrarla tú solo.
Siéntate un momento, hijo mío.
Aquí tienes pan, come,
y leche, bebe.
Pero después que hayas dormido y renovado tus vestidos, te besaré, te diré adiós y te abriré la puerta para que salgas de nuevo.
Largo tiempo has soñado sueños despreciables.
Ven, que te limpie los ojos…
y acostúmbrate ya al resplandor de la luz.
Largo tiempo has chapoteado a la orilla, agarrado a un madero.
Ahora tienes que ser un nadador intrépido.
Aventúrate en alta mar, flota,
mírame confiado
y arremete contra la rola.


Derek Walcott
“El amor después del amor”

Un tiempo vendrá
en el que, con gran alegría,
te saludarás a ti mismo,
al tú que llega a tu puerta,
al que ves en tu espejo
y cada uno sonreirá a la bienvenida del otro,
y dirá, siéntate aquí. Come.
Seguirás amando al extraño que fuiste tú mismo.
Ofrece vino, Ofrece pan. Devuelve tu amor
a ti mismo, al extraño que te amó
toda tu vida, a quien no has conocido
para conocer a otro corazón
que te conoce de memoria.
Recoge las cartas del escritorio,
las fotografías, las desesperadas líneas,
despega tu imagen del espejo.
Siéntate. Celebra tu vida.


Marianne Williamson
“Nuestro miedo más profundo”

Nuestro miedo más profundo no es el de ser inapropiados.
Nuestro miedo más profundo es el de ser poderosos más allá de toda medida.
Es nuestra luz, no nuestra oscuridad, lo que nos asusta.
Nos preguntamos: ¿Quién soy yo para ser brillante, precioso talentoso y fabuloso?
Más bien, la pregunta es: ¿Quién eres tú para no serlo?
Eres hijo del universo.
No hay nada iluminador en encogerte para que otras personas cerca de ti no se sientan inseguras.
Nacemos para poner de manifiesto la gloria del universo que está dentro de nosotros, como lo hacen los niños.
Has nacido para manifestar la gloria divina que existe en nuestro interior.
No está solamente en algunos de nosotros: Está dentro de todos y cada uno.
Y mientras dejamos lucir nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otras personas para hacer lo mismo.
Y al liberarnos de nuestro miedo, nuestra presencia automáticamente libera a los demás”.


Constantino Petrou Cavafis
“Tanto como sea posible”

Aunque no puedas tener la vida
que te gustaría tener,
Procura al menos
dotar a la vida que tienes
con esto:

Haz todo lo posible por evitar envilecerte
en el continuo contacto con el mundo,
en la inquietud desmedida y el hablar.

Trata de no degradar tu vida
en un caminar sin rumbo
yendo i viniendo, exponiéndote a menudo
a las trivialidades cotidianas
a tus conocidos y sus reuniones,

Porque si no lo haces
un día tu propia existencia
podría convertirse
en un parásito que te acosa.


William Butler
“Un aviador irlandés prevé su muerte”

Sé que en algún lugar entre las nubes
he de hallar mi destino;
no odio a quienes son mis enemigos,
no amo a quienes debo defender;
mi país es Kiltartan Cross,
mis paisanos los pobres de Kiltartan,
ningún posible fin ha de quitarle nada
o hacerles más felices de lo que eran.
Ni leyes ni deberes me ordenaron luchar,
ni estadistas ni masas entusiastas,
un solitario impulso de deleite
me empujó a este tumulto entre las nubes;
todo lo sopesé, de todo hice memoria,
los años por venir me parecieron
vano aliento,
vano aliento los años transcurridos
en igualdad con esta vida y esta muerte.


Mardam
“Cuando te sientas triste”

Cuando te sientas triste
porque ciertos recuerdos te agobian
evoca mejor esa mirada y gesto dulce
que un día alguien te obsequió.

Cuando te sientas triste
porque la soledad está a tu alrededor
recuerda que siempre habrá un hombro
que te consuele y te haga sonreir.

Cuando te sientas triste
porque piensas que no te aman
recuerda que esa alma triste tuya
se transmutará en espíritu luminoso.

Cuando te sientas triste
y pienses que tu vida no halla rumbo
mira silenciosamente dentro tuyo,
y encontrarás tu verdadera razón de ser.

Cuando te sientas triste
porque te hicieron daño
piensa en tu conciencia sana
que sólo sabe dar y amar.

Cuando te sientas triste
¡Revélate!
y se capaz de volver el infierno en paraíso,
se capaz de crear un descontento inspirador.

Cuando te sientas triste,
piensa en el gran reto de la Existencia
eleva tu mirada al cielo
y mirate triunfador.

Cuando te sientas triste
aprovecha el desconsuelo
ya que allí está la simiente
de tus futuras alegrías.

¡Si puedes hacerlo! volverás a sonreír…
Yo sé que si lo lograrás.

Frases de Superación
Paulo Coelho

  1. Afronta tu camino con coraje, no tengas miedo de las críticas de los demás. Y sobre todo no te dejes paralizar por tus propias críticas.
  2. Algunas veces hay que decidirse entre una cosa a la que se está acostumbrado y otra que nos gustaría conocer.
  3. Cuando realmente quienes una cosa, todo el universo conspira para ayudarte a conseguirla.
  4. La magia es un puente que te permite ir del mundo visible hacia el invisible. Y aprender las lecciones de ambos mundos.
  5. El primer síntoma de que estamos matando nuestros sueños es la falta de tiempo.
  6. Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él.
  7. Cuando alguien desea algo debe saber que corre riesgos y por eso la vida vale la pena.
  8. La vida es muy rápida; hace que la gente pase del cielo al infierno en cuestión de segundos.
  9. Solo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar.
  10. Todo hombre tiene derecho a dudar de su tarea y a abandonarla de vez en cuando; lo único que no puede hacer es olvidarla.
  11. No son las explicaciones las que nos hacen avanzar; es nuestra voluntad de seguir adelante.
  12. Todas las batallas en la vida sirven para enseñarnos algo, inclusive aquellas que perdemos.
  13. Un hombre debe pasar por diversas etapas antes de poder cumplir con su destino.
  14. Quien interfiere en el destino de los otros nunca encontrará el suyo».
  15. Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar cosas.
  16. Todos los días dios nos da, junto con el sol, un momento en el que es posible cambiar todo lo que nos hace infelices.
  17. Si tienes la paciencia de la tierra, la pureza del agua y la justicia del viento, entonces eres libre.
  18. Soy como todas las personas: veo el mundo tal como desearía que sucedieran las cosas, y no como realmente suceden.
  19. Lo que ahoga a alguien no es caerse al río, sino mantenerse sumergido en él.
  20. La vida siempre espera las situaciones críticas para mostrar su lado brillante.


Aunque la ciencia avance y las teorías traten de restarle importancia a Dios cómo creador, muchos finalmente terminan reconociendo su grandeza.

Todo estudio que tenga que ver con el cerebro es interesante. Los neurólogos y neurocirujanos suelen comentar que “el tiem-
po es cerebro” para hacer referencia a lo fundamental que resulta la atencióni a un paciente afectado por una lesión cerebral.

Nuestro cerebro ha sido moldeado a través de miles y miles de años por el implacable cincel de la evolución.

Desde aquella primera charca
donde habitaban las bacterias hasta nuestra estructura actual han transcurrido millones de años que han dado lugar al diseño que
ahora exhibimos con orgullo.

Presumimos de poseer la maquinaria más maravillosa y perfecta que la historia del mundo ha conocido. Nos gusta presumir de ella y le permitimos que se exhiba en cuanto nos dan la menor oportunidad.

Bien sabido es que el ser humano guarda dentro de si un poder extraordinario, todos tenemos capacidades, que en la vida a unos les vaya mejor que a otros es tema de discusión, que si la suerte tiene algo que ver se preguntan mucho, somos peregrinos aquí, el tiempo pasa rápido y no se debe pensar demasiado, hay que actuar.

El libro a continuación “el secreto” de “Rhonda Byrne” su contenido es polémico, muchas personas afirman que el libro ha sido de gran ayuda en su vida, otros dicen que no sirve para nada, cuando digo no perder el tiempo pensando me refiero a no estar pensando si el libro sirve o no sirve, es mejor leerlo, extraer todo lo bueno y ponerlo en practica, de esta manera se puede saber si es provechoso o no.

El libro comienza introduciendo y explicando los mecanismos de la ley de atracción, y luego describe ejemplos históricos de su aplicación y grandes hombres y mujeres en la historia que han aprovechado su poder.

Platón, Galileo, Beethoven, Edison, Carnegie, Einstein…, así como muchos otros inventores, teólogos, científicos y grandes pensadores.

Conforme vayas leyendo y aprendas El Secreto, descubrirás cómo puedes tener, ser o hacer todo lo que quieras. Sabrás quién eres realmente. Conocerás el verdadero esplendor que te espera.

El Secreto siempre ha estado presente de forma fragmentada en las tradiciones orales, en las religiones y en las distintas filosofías de todos los tiempos. Por primera vez, todos esos componentes se han reunido en una increíble revelación que transformará la vida de todo aquel que la experimente.

En este libro aprenderás a utilizar El Secreto en todos los aspectos de tu vida: dinero, salud, relaciones, felicidad y en todas tus interacciones con el mundo. Empezarás a entender el poder oculto y sin explotar que hay en tu interior. Esta revelación te aportará felicidad en todas las áreas de tu vida.