El miedo como fortaleza, Cuestión de confianza, PDF – Dr. Russ Harris

No resulta sencillo ser humanos: seguramente, nosotros tenemos que hacer frente a más desafíos que cualquier otra criatura del planeta.
Eso es ridículo, replicará alguno. Mira a tu alrededor; al menos en el mundo desarrollado, donde tenemos todo lo que necesitamos: alimento, agua, seguridad, abrigo, refugio, estímulos sociales…. Es verdad; pero eso sólo hace más patética nuestra condición humana.

¿Cómo es posible que las mismas criaturas que lo poseen todo, en términos relativos, también se preocupen tanto por el futuro, elucubren sobre sus fallos del pasado o se sientan abrumados por sus temores y dudas personales? La respuesta es bastante sorprendente: Las mismas capacidades que nos llevan al éxito nos conducen también a nuestras luchas internas.

La mente humana es un órgano de solución de problemas: detecta peligros, analiza situaciones, predice resultados y sugiere vías de acción. En el mundo exterior todo eso funciona maravillosamente bien; pero cuando esas mismas capacidades lógicas se ponen en funcionamiento, internamente, la vida humana se convierte en un problema a resolver,
más que en un proceso por vivir. Se abre la trampa. La vida queda en suspenso mientras nosotros libramos nuestra guerra interior.

Afortunadamente, el libro que tienes en las manos te va a ayudar a percibir claramente dónde está ese desnivel entre la falta de confianza en ti mismo y el hacer aquello que va a funcionar. Y si le das una oportunidad a este libro, es muy probable que encuentres un camino practicable para seguir adelante.

La afirmación anterior no es una garantía; es una predicción. Russ no habla mucho de las bases científicas que sostienen este trabajo, pero son abundantes y siguen aumentando. La ciencia básica sobre la mente que te vas a encontrar en estas páginas cubre al menos ciento cincuenta estudios y está corroborada indirectamente por varios
cientos más.

Steven Hayes

El amor y los obstáculos, Una llamada al amor, PDF – Anthony De Mello

Los temas espirituales tienen cierto encanto, independientemente de la creencia que se tenga. Si conocemos de la manera como otros piensan y actúan podremos opinar, de lo contrario es mejor callar y no pecar por la ignorancia.

Esoterismo, Conocimiento de oriente, Meditaciones

Las meditaciones que contiene este libro no son ninguna especie de nuevas doctrinas, sino las “memorias” de un místico que tuvo el valor
de ver la realidad y que, como consecuencia de ello, vivió lleno de compasión y amor por todos los seres y todas las cosas y se deleitaba con todo y con nada.

En cierto sentido, el libro tiene algo de autobiográfico, porque refleja la dolorosa trayectoria que tuvo que recorrer Tony en los últimos años de su vida para renunciar a cualesquiera sistemas de creencias, ideologías, fórmulas e inclinaciones y acceder a la vida, al amor, a la felicidad y estar solo.

El libro versa ante todo, sobre el amor, y los obstáculos al mismo: apegos, instintos, deseos, sistemas de creencias…; en una palabra: sobre los condicionamientos y el modo de liberarse de ellos y conseguir ver, conseguir amar.

No es de esperar que todo el mundo esté de acuerdo; puede
que muchos no quieran ver lo que él quiere hacer ver. Tony es
consciente de que muchos prefieren los muros de su prisión a la
libertad que hay fuera de ellos; y de que otros no querrían más que
mejorar las condiciones de dicha prisión.

Él esperaba, eso sí, que algunos tuvieran el valor de evadirse de su encarcelamiento para ver la realidad y resultar transformados por semejante visión. También sabía que otros le acusarían de mirarlo todo desde una perspectiva excesivamente personal e ignorar las dimensiones sociales y estructurales de la realidad.

Pero Tony no era ciego a dichas dimensiones; lo que ocurre es que estaba más interesado en ofrecer y propugnar una actitud fundamental necesaria para todos (reformadores de la sociedad, revolucionarios, cristianos, hindúes, ateos…): una actitud muy parecida al nishkama karma de la tradición india, o lo que él llamaba la mística de las acciones no lucrativas, indispensable para cualquiera que desee contribuir a la construcción de una sociedad más justa y humana.


El libro adolece de cierta dosis de repetitividad; pero las repeticiones son inevitables si no se quiere sacrificar algunas de sus valiosísimas intuiciones. de ahí que el texto haya sido conservado tal como Tony lo dejó, a excepción de algunas levísimas correcciones. Aun a riesgo de provocar controversia, hemos decidido ofrecer al público estas meditaciones, porque estamos convencidos de su extraordinario valor, no porque preveamos que hayan de concitar el entusiasmo de
sus seguidores. de todos modos, tal vez algunos tengan el valor de
tomarlas en serio…. y consigan ver
JOSEPH MATTAM S.J

Sin miedo a los años, un poema a la vejez, José Saramago

¡El tiempo no se detiene! pasan los días, meses y años, que el tiempo ahora pasa más rápido dicen, tal vez sea cierto, cuando cumplí mi mayoría de edad mi madre me dijo; ahora sentirás que los años pasan más a prisa, han pasado más de 20 años y parece que fue ayer que mi madre me hizo ese comentario.

La palabra vejez produce un poco de miedo, pero hay que tenerle miedo a la vejez solo cuando hemos tenido una juventud mal vivida, en la vejez llegan todas las cuentas de cobro, por lo demás no hay problema, hay que aceptar y vivir los últimos años de nuestra vida con dignidad, mirar hacia atrás solo para recordar las cosas lindas. Joven, ten presente algo; Si eres joven aun, mañana viejo serás.

POEMA SOBRE LA VEJEZ.

Qué cuántos años tengo? –
¡Qué importa eso!
¡Tengo la edad que quiero y siento!
La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso.
Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso o lo desconocido…
Pues tengo la experiencia de los años vividos
y la fuerza de la convicción de mis deseos.
¡Qué importa cuántos años tengo!
¡No quiero pensar en ello!
Pues unos dicen que ya soy viejo,
y otros “que estoy en el apogeo”.
Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice,
sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte.

Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso,
para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos, rectificar caminos y atesorar éxitos.
Ahora no tienen por qué decir: ¡Estás muy joven, no lo lograrás!… ¡Estás muy viejo, ya no podrás!…
Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma,
pero con el interés de seguir creciendo.
Tengo los años en que los sueños,
se empiezan a acariciar con los dedos,
las ilusiones se convierten en esperanza.
Tengo los años en que el amor,
a veces es una loca llamarada,
ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada.
y otras… es un remanso de paz, como el atardecer en la playa..
¿Qué cuántos años tengo?
No necesito marcarlos con un número,
pues mis anhelos alcanzados,
mis triunfos obtenidos,
las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones truncadas… ¡Valen mucho más que eso!
¡Qué importa si cumplo cincuenta, sesenta o más!
Pues lo que importa: ¡es la edad que siento!
Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos.
Para seguir sin temor por el sendero,
pues llevo conmigo la experiencia adquirida
y la fuerza de mis anhelos
¿Qué cuántos años tengo?
¡Eso!… ¿A quién le importa?
Tengo los años necesarios para perder ya el miedo
y hacer lo que quiero y siento!!.
Qué importa cuántos años tengo.
o cuántos espero, si con los años que tengo,
¡¡aprendí a querer lo necesario y a tomar, sólo lo bueno!!

José Saramago.

La realidad en historia,Chocolate caliente para el alma, PDF – Jack Canfield y Mark Hansen

Cuentos, historias o reflexiones han sido instrumento de los entendidos tratando de hacer llegar un mensaje a la mente o al corazón de las personas, ficticias o reales, cada una lleva en si un valioso mensaje.

Historias, Reflexiones, Cuentos

Sabemos todo lo que necesitamos saber para poner fin al sufrimiento emocional inútil que muchas personas experimentan en la actualidad.
La autoestima y la eficiencia personal están a alcance de todos aquellos que se hallen dispuestos a tomarse el tiempo de conseguirlas.

Leer un libro como éste es como sentarse a comer una comida muy elaborada. Puede ser demasiado sustanciosa. Es una comida sin vegetales, ensaladas ni pan. Es todo esencia, con muy pocas palabras huecas. En nuestros seminarios y talleres dedicamos más tiempo para establecer y discutir las implicaciones de cada historia.

Exploramos más a fondo sobre la forma de aplicar las enseñanzas y los principios en la vida cotidiana. No nos limitamos a leer las historias. Tómese usted el tiempo necesario par digerirlas y asimilarlas. Si se siente impulsado a compartir una historia con otras personas, hágalo.

Cuando una anécdota lo haga pensar en alguien, llame a la persona que le trajo a la mente y compártala. Métase en cada lectura y haga lo que sienta que surge en usted. Están pensadas para que lo inspiren y lo motiven.

Tesoro interior, El poder de la mente subconsciente, PDF – Joseph Murphy

La mente, mundo misterioso y complejo, gracias a Dios por la inteligencia concedida al hombre, hoy podemos disfrutar de los frutos obtenidos en las investigaciones, muchos estudios han permitido conocer factores determinantes en el comportamiento del ser humano.

El subconsciente lo utilizamos en el trato con los demás; nos ayuda a soportar los momentos difíciles de la vida.

Pero tenemos que aprender a oír su voz interior que nos guiará, y saber “ver” lo que nuestros ojos físicos no pueden ver. Cuando aprendamos a desdeñar el “engaño” en un mundo ficticio y obedezcamos el mandato de nuestra guía interior, habremos
entrado en posesión de la única fuente de inspiración valedera, la de aquella fuerza interior que la mayoría de las personas desconoce: su propio subconsciente.

Después de mi experiencia con las Universidades durante más de cuarenta años creo que es una necesidad crear cátedras libres sobre el subconsciente y sus aplicaciones en la vida.

Nuestros estudiantes, futuros gobernantes y hombres de empresa serían más eficientes, cometerían menos errores y los pueblos serían más felices en un mundo menos complicado.
Carlos Climent C.

DESCARGAR EN PDF

Sabiduria del tibet, Hacia la paz interior, PDF – Tenzin Gyatso, Dalai Lama

Dalai Lama, Esoterismo

En agosto de 1981, el “Dalai Lama” del Tibet impartió una serie de conferencias en la Universidad de Harvard,  las conferencias del Dalai Lama, dictadas en el Harvard Yard Hall, satisficieron magníficamente la intención de proporcionar una introducción en profundidad a la teoría y la práctica del budismo.

Las conferencias se sucedieron a lo largo de cinco días, con sesiones de aproximadamente dos horas tanto por la mañana como por la tarde. Desde la perspectiva de las cuatro verdades nobles, el Dalai Lama describió la situación de los seres atrapados en un círculo de sufrimiento producido por acciones contraproducentes, las cuales se basan en una comprensión errónea de la naturaleza de las personas y demás fenómenos.

Siendo la ignorancia la causa básica del sufrimiento, describió con gran lujo de detalles el camino para salir de esta situación, la motivación para desprendernos de la repetición descontrolada de las actitudes insanas, la extensión de esta comprensión de la propia situación a la de los demás y la consecuente generación de la compasión universal.

El Dalai Lama enfatizó particularmente el desarrollo de la sabiduría que penetra el velo de la falsa apariencia del fenómeno, llegando a
su verdadera naturaleza, que no se encuentra adulterada por falsas superposiciones.

Después de la primera conferencia del lunes por la mañana, respondió a las preguntas al comienzo de cada sesión. Dado que los temas trataban acerca de la relación entre ciencia y religión, la naturaleza y los niveles de la conciencia, el significado de ser una persona en un sistema basado en la abnegación, dualismo y no dualismo, la diferencia entre una escasa apreciación de uno mismo y la abnegación absoluta.

 Técnicas para curar la depresión, los tipos de cuerpos de arco iris, la diferencia entre el apego aflictivo y el no aflictivo, la posición de las mujeres en el budismo, el conflicto entre la evolución y la teoría budista de la involución, la utilización del sexo en el camino del Tantra, cómo dirigir nuestra práctica diaria sin sufrir un excesivo apego hacia ella y cómo equilibrar la actividad altruista con el desarrollo interno, las respuestas abarcaron la totalidad del espectro de las cuestiones sobre las que todos, incluso quienes muestran un interés apenas superficial por el budismo, hemos deseado indagar durante las últimas décadas.

JEFFREY HOPKINS
Universidad de Virginia

El sufrimiento puede liberar, El corazón de las enseñanzas de Buda, PDF – Thich Nhat Hanh

No todas las personas sienten inquietud por lo espiritual, afortunado aquel que en su interior anhela el saber, encontrar las respuestas a las preguntas del alma, “el que busca, encuentra; y al que llama a la puerta, se le abre” .

Budismo, Crecimiento espiritual

El corazón de las enseñanzas de Buda parte de este párrafo: Buda no era un Dios, sino un ser humano como tú y como yo, y sufrió igual que nosotros.

Según “Thich Nhat Hanh”, el núcleo de “las enseñanzas de Buda” lo constituyen las Cuatro Nobles Verdades: el sufrimiento, la causa del sufrimiento, la extinción del sufrimiento y el camino que conduce a la extinción del sufrimiento; y ese camino es el Noble Óctuple Sendero.

Pero estas sencillas enseñanzas han sido a menudo tergiversadas, y en este libro esclarecedor el monje vietnamita nos las muestra en toda su luminosa belleza y su poder transformador.

El océano de sufrimiento es inmenso, pero si te vuelves podrás ver
la tierra. La semilla de sufrimiento que hay en ti quizá sea vigorosa, pero no esperes a agotar todo el sufrimiento para poder ser feliz. Cuando un árbol del jardín cae enfermo, debes cuidarlo. Pero No pases por alto a los árboles sanos.

Aunque tu corazón esté lleno de dolor puedes gozar de las maravillas de la vida: la bella puesta de sol, la sonrisa de un niño y la abundancia de flores y árboles. El sufrimiento no es lo único que existe, por favor, no te dejes encarcelar por tu propio sufrimiento.

Si sólo te fijas en tu sufrimiento, perderás el paraíso. No ignores tu sufrimiento, pero no te olvides tampoco de disfrutar de las maravillas de la vida, en beneficio tuyo y en el de todos los seres.