El Dhammapada, PDF – El camino de la rectitud

Reflexiones, Budhismo

El camino que lleva a la felicidad está lleno de distractores. No es posible hallar la luz que ilumina nuestra conciencia, sino es anhelada.

En el mundo abundan las filosofías y los principios religiosos, que en su mayoría no conducen a nada, porque están cargados de materialismo.

Dentro de cada persona debe nacer el ardiente deseo de hacer lo recto, así esa luz lo encontrara a él.

Podemos decir que el mensaje espiritual de Budha gira en torno a la compasión, la benevolencia, el amor hacia todas las criaturas y la comprensión.

Todo marcha unido a un fervoroso anhelo de alcanzar el estado de despertar espiritual o Iluminación, llamado “Nirvana”, lo cual, en esencia es lo que en otras Religiones recibe el nombre de “Unión con Dios” o Liberación.

Ese Supremo Estado que ha sido el objeto de la vida de innumerables
sabios y santos de las más diversas Tradiciones y Filosofías a lo largo y ancho del mundo– es el mismo al que nos conducen las enseñanzas de Budha.

Nos dice Budha que este mundo en el cual vivimos posee una dolorosa
característica: su impermanencia. Todo en él cambia y se diluye como arena seca entre las palmas de nuestras manos.

No es posible retenerlo, porque el paso del tiempo es inexorable y afecta por igual a todas las criaturas. Esta es llamada la Primera Noble Verdad: la existencia del dolor.

De tu voz tu sanación, PDF – José Manuel Sáez Sánchez

Observar la “vida” desde el punto de vista de la consciencia interna sin utilizar las referencias adquiridas mediante el aprendizaje, puede ayudarnos de forma definitiva a posicionarnos muy cerca de la Verdad y disfrutar de una vida consecuente, consciente, ecuánime.

Lograr dejar a un lado todo lo aprendido dejando únicamente al que observa desde que aparecimos en escena, nos permite no tener que defendernos, ni tomar partido por nada de lo que pudiéramos creernos que somos. Nos permite abrir la mente a la comprensión de lo real.

También logramos liberarnos de la necesidad de tener que comprender o entender algo como una necesidad primaria o como una obligación. Simplemente las cosas se muestran tal cual ocurren sin mediar nuestra intervención para luego conscientemente decidir nuestra forma de proceder, qué es bueno para uno mismo.

Tampoco importa nada nuestra valoración, ya que lo que es seguirá
siendo lo mismo sin nuestra intervención.

Somos el que vive desde dentro, como una realidad constante y casi de forma invariable, mientras que lo externo va cambiando y puede darse o no, puede ser de un modo u otro. En un momento aceptamos ser algo, para más tarde estar en una situación radicalmente diferente.

Crítica de la razón práctica, PDF – Immanuel kant

Críticas, Razón pura, Estudios

Prólogo.

¿Por qué esta crítica no lleva el título de Crítica de la razón práctica pura, sino simplemente de la razón práctica, a pesar de que el primero parece exigido por el paralelismo de esta razón con la especulativa? Lo explica
suficientemente este estudio.

Su, propósito es exponer que existe una razón práctica pura, y con este designio crítica toda su facultad práctica. Si lo logra, no necesita criticar la facultad pura con el objeto de ver si la razón no va con esa facultad más allá de una mera presunción., pues si como razón pura es realmente práctica, demuestra su realidad y la de sus conceptos mediante hechos, y en vano será todo sutilizar contra la posibilidad de que sea real.

El concepto de libertad, en la medida en que su realidad pueda demostrarse
mediante una ley apodíctica de la razón práctica, constituye la coronación de todo el edificio de un sistema de la razón pura, aun de la especulativa, y
todos los demás conceptos.

Aquí es donde se explica también por vez primera el enigma de la crítica:
¿cómo es posible negar la realidad objetiva al uso suprasensible de las
categorías en la especulación y concederles, no obstante, esta realidad
respecto de los objetos de la razón práctica pura? Pues eso debe tener el
aspecto de inconsecuente mientras sólo se conozca de nombre ese uso
práctico.

Crítica de la razón pura, PDF – Immanuel Kant

La razón humana tiene, en una especie de sus conocimientos, el destino particular de verse acosada por cuestiones que no puede apartar, pues le son propuestas por la naturaleza de la razón misma, pero a las que tampoco pueden contestar, porque superan las facultades de la razón humana.

Lea también crítica de la razón práctica.

Es fácil mostrar ahora que hay realmente en el conocimiento humano juicios necesarios y
universales, en el más estricto sentido, juiciosbpor tanto puros a priori.

Si se quiere un ejemplo sacado de las ciencias, no hay más que fijarse en todas las proposiciones de la matemática. Si se quiere un ejemplo del uso más ordinario del entendimiento, puede servir la proposición: todo cambio tiene que tener una causa.

En este último ejemplo, encierra el concepto de causa tan manifiestamente el concepto de necesidad del enlace con un efecto y de universalidad estricta de la regla, que se perdería completamente, si se le quisiera derivar, como hizo Hume.

Todo nuestro conocimiento empieza por los sentidos; de aquí pasa al entendimiento, y termina en la razón. Sobre ésta no hay nada más alto en nosotros para elaborar la materia de la intuición y ponerla bajo la suprema unidad del pensamiento.

La mente despierta, PDF – Dalái Lama

Hablar, escribir, escuchar, ¿ser oidor o buen lector? ¿tener la mente abierta o el corazón dispuesto? a nadie en la vida se puede obligar, si quieres conocimiento, lo tendrás, quieres vivir en esta vida como alguien que no sabe de dónde viene ni a donde va, también se respetara tu decision, la vida es corta y las posibilidades se agotan con ella…

Tal vez la diferencia principal entre el budismo y las demás tradiciones religiosas del mundo radique en la presentación de su identidad central.

La existencia del alma o sí-mismo, que se afirma de diferentes maneras en el hinduismo, el judaismo, el cristianismo y el islam, no solo se niega firmemente en el budismo, sino que se identifica como la fuente de toda nuestra desdicha.

La senda budista es, fundamentalmente, un proceso de aprender a reconocer la inexistencia esencial del sí-mismo, al tiempo que se intenta ayudar a otros a reconocerlo de este modo.

El mero reconocimiento de la inexistencia de un sí-mismo central nos libera de nuestras dificultades. Debemos cultivar una mente profunda ahondando nuestra comprensión y fortaleciéndola a través de la contemplación y el estudio lógico.

Para que esta mente profunda se convierta en la mente omnisciente de un Buda capaz de dirigir eficazmente a otros en su camino a la iluminación, debe estar motivada por algo más que el deseo de alcanzar uno mismo la paz.

Los milagros existen, PDF – Brian Weiss y Amy E. Weiss

Milagros, Vidas pasadas

La conciencia de que tenemos múltiples vidas, separadas por paréntesis espirituales en el otro lado, ayuda a disolver el miedo a la muerte y a llevar más paz y dicha al momento presente.

A veces, la mera evocación de traumas en vidas pasadas desemboca en percepciones y curaciones increíbles. Esta es la vía rápida.

Quienes no han tenido ningún recuerdo de vidas pasadas pueden llegar a
comprender y a tener una perspectiva mejorada presenciando o leyendo sobre las experiencias de otros.

Una identificación empática puede ser un poderoso estímulo transformador. Esta es una ruta alternativa, en la que la dirección del progreso es más importante que la velocidad. A la larga, alcanzaremos un estado de conciencia iluminada.

El tesoro del libro reside en las historias cuidadosamente cultivadas y cosechadas por lectores y participantes en talleres durante los últimos veintitrés años. Compartidas aquí, las experiencias subyacen a todo aquello sobre lo que he escrito y dado clases y lo honran.

En miles de voces, estas historias validan no solo los fenómenos de las regresiones a vidas pasadas sino la totalidad del universo psicoespiritual.

Leeremos sobre almas y almas gemelas, sobre la vida después de la
muerte, sobre vidas presentes completamente transformadas por encuentros con el pasado.

Las historias tienen en común el modo en que la mente y el cuerpo se pueden curar de manera profunda y permanente. Explican cómo la pena se puede transformar en consuelo y esperanza, y cómo el mundo espiritual impregna y enriquece nuestro mundo físico en todo momento.

Brian Weiss.

Vida sin condiciones, PDF – Deepak Chopra

El doctor Chopra comienza por examinar algunos de los interrogantes más urgentes con los que se enfrentan los médicos:

¿Por qué algunos pacientes hacen “todo lo correcto” y no mejoran?

¿Por qué los enfermos terminales a menudo parecen aliviados, casi felices, como si morir les enseñará por primera vez cómo vivir?

El ser humano, ¿aprende solamente a través del sufrimiento o hay otra forma de encontrar sentido y plenitud en la vida? Vida sin condiciones
relata infinitos casos reales, abordando disciplinas que van desde la física moderna y la neurociencia a las tradiciones antiguas de la sabiduría de la India.

En los diez o veinte últimos años, la medicina ha debido abrirse a temas que, en el pasado, nunca pudo enfrentar a gusto. Los pacientes quieren saber por qué sufren, lo que no es novedad, por cierto; pero cuando plantean la pregunta, sus implicancias más profundas se niegan a permanecer sepultadas.

No se conforman con saber por qué les duele el estómago, los intestinos o el pecho. “¿Por qué sufro yo?” es la disyuntiva. Y aun después de apaciguar la
úlcera, desbloquear el intestino o extirpar el tumor de mama, el paciente vuelve con la aflicción en los ojos.

Llevado hasta el límite de mi supuesta pericia, he pensado en ese sufrimiento y tratado de observar con la mayor atención a las personas que tienen la franqueza de enfrentarme a él.

Así he efectuado algunos descubrimientos sorprendentes. En el medio de la vida cotidiana parece haber un agujero, como si alguien hubiera arrojado una piedra a través de un vidrio blindado.