Historias de amistad, Mil soles espléndidos, PDF – Khaled Hosseini

Sol brillante, Amigas del alma, Afganistán

Las personas que leen una obra tan valiosa en contenido como esta tendrán en su corazón un poco mas de riqueza.

El sentimiento al igual que la inspiración son dones, por eso no todas las personas perciben y valoran las cosas de la misma manera.

Esta novela,“Mil soles espléndidos” fue escrita por el estadounidense de origen afgano “Khaled Hosseini” Publicada en castellano en 2007 por la Editorial Salamandra.

La novela está dividida en cuatro partes: la primera se centra exclusivamente en Mariam, la segunda y la cuarta introducen al lector en la vida de la joven Laila y la tercera va alternando entre las dos protagonistas en cada capítulo.

Anuncios

La liebre y la tortuga, PDF – Davis P. Barash

En cuestión al tema de la evolución existen demasiados puntos de vista, pero bueno, seguimos aquí en este mundo, de cada punto de vista aprendemos algo, la mente aguanta mucho, aunque es muy recomendable digerir bien…

RESEÑA.

¿Cuál es la esencia del Homo sapiens? ¿Existe una naturaleza humana básica escondida bajo nuestros ropajes culturales? ¿O es
nuestra naturaleza tan flexible y adaptable que podemos coexistir con cualquier cultura que creemos?

Contrastando la evolución biológica (la «tortuga») con la evolución cultural (la «liebre»), el autor muestra cómo la relación entre ambas arroja nueva luz sobre la sexualidad, la función de la familia, la agresividad y otros aspectos fundamentales de nuestra conducta.

Tenemos un cuerpo y hemos evolucionado, como también ha evolucionado aquella malhadada cebra que nuestro desagradable antepasado encontró tan útil.

Somos seres biológicos a la vez que seres humanos. Sangramos, comemos, defecamos, nos reproducimos, morimos. Y también concebimos las odas más sublimes, construimos las más extraordinarias máquinas.

Desencadenamos la energía del átomo e imaginamos la eternidad y
la divinidad. No sólo somos parte de la naturaleza; también, de un modo extraño, estamos fuera de día, como criaturas que han transcendido en muchos sentidos su propio ser orgánico.

¿Por qué a los patos no se les enfrían los pies?, PDF – Helen Czerski

Leyendas de patos, Patos en el hielo

Reseña.

En ¿Por qué a los patos no se les enfrían los pies?, Helen Czerski nos da las respuestas a algunas preguntas complejas del estilo de: ¿cómo viaja el agua desde las raíces de una secuoya hasta la copa? ¿Cómo consiguen
los patos mantener los pies calientes cuando caminan sobre hielo?

¿Por qué la leche, al echarla al té, se asemeja tanto a un remolino de nubes de tormenta? Czerski, de una forma cercana y audaz, comparte sus asombrosos conocimientos para levantar el velo de la familiaridad de lo ordinario. Es probable que después de leer este libro no volvamos a mirar nada con los mismos ojos.

Todos nosotros nos apoyamos en tres sistemas de soporte vital: el cuerpo humano, el planeta Tierra y la civilización. Los paralelismos entre ellos son muy potentes, porque todos existen dentro del mismo marco físico.

Mejorar nuestra comprensión de los tres puede que sea lo mejor que podemos hacer para mantenernos con vida y hacer que nuestra sociedad siga prosperando. Nada podría ser más pragmático y más fascinante a la vez. Por eso, la parte final del libro está dedicada a proporcionar perspectiva desde cada uno de nuestros sistemas de soporte vital.

El hombre bicentenario y otros cuentos, PDF – Isaac Asimov

Ficción, hombre robot, película del futuro

¡viva la fantasía! ¡viva la ficción! el futuro es incierto, cualquier cosa puede pasar, desconocemos lo que los animales racionales están planeando, tal vez hacer realidad la “La pistola desintegradora” o quizá un ejército de “Zombies” que acaben con parte de la humanidad. ¡que de raro de tiene! “LO DIJO CHENTE”.

El robot “Andrew” , UN ROBOT MUY BUENA PERSONA; mostró ser mas sensible que los mismos humanos. Lo cierto es que el hombre bicentenario es una gran obra, la película sigue siendo del agrado de niños y adultos.

50 poemas de amor colombianos, PDF – editado por: Ángel Antonio García

En este hermoso país, COLOMBIA ;encontramos una invaluable riqueza, recursos hídricos, minerales, gente amable y talentosa, a pesar de las dificultades sigue siendo uno de los países mas felices del mundo.

Poesía colombiana, poetas colombianos

En esta selección hay 50 asedios poéticos al amor y al ser amado. Es una mínima e incompleta muestra de la poesía amorosa nacional a lo largo de los años, con todas las omisiones a que obliga la cifra. Se incluyen poemas ya clásicos como el Nocturno de Silva y A solas, de Ismael Enrique Arciniegas, otros de autores que sin duda pertenecen al canon, pero también hay una pequeña cuota de poetas menores y poemas casi desconocidos. Pero de igual manera hermosos y profundos.

DESCARGAR

Poesías Sueltas, PDF – Leandro Fernández de Moratín

SONETO
LA DESPEDIDA


Nací de honesta madre; diome el cielo
fácil ingenio en gracias afluente;
dirigir supo el animo inocente
a la virtud, el paternal desvelo.
Con sabio estudio, infatigable anhelo,
pude adquirir coronas a mi frente;
la corva escena resonó en frecuente
aplauso, alzando de mi nombre el vuelo.
Dócil, veraz, de muchos ofendido,
de ninguno ofensor, las musas bellas
mi pasión fueron, el honor mi guía.
Pero si así las leyes atropellas,
si para ti los méritos han sido
culpas; adiós, ingrata patria mía.

El manuscrito encontrado en Accra, PDF – Paulo Coelho

En diciembre de 1945, dos hermanos que buscaban un lugar para descansar encontraron una urna llena de papiros en una cueva en la región de Hamra Don, en el Alto Egipto.

En vez de avisar a las autoridades locales como exigía la ley, decidieron venderlos poco a poco en el mercado de antigüedades, y de esta manera evitaron llamar la atención del gobierno.

La madre de los muchachos, temiendo la influencia de energías negativas, quemó varios de los papiros recién descubiertos. Al año siguiente, por razones que la historia no ha registrado, ambos hermanos se pelearon. Atribuyendo el hecho a dichas energías negativas, la madre le entregó los manuscritos a un sacerdote, que vendió uno de ellos al Museo Copto de El Cairo.

Allí los pergaminos recibieron el nombre que han tenido hasta hoy: manuscritos de Nag Hammadi (una referencia a la ciudad más cercana a las cuevas donde los hallaron).
Uno de los peritos del museo, el historiador religioso Jean Doresse, entendió la importancia del hallazgo y lo citó por primera vez en una publicación de 1948.