Felicidad, Reflexiones, recetas de felicidad

“Siete principios” para alcanzar la felicidad incluso en los momentos más difíciles. Deepak Chopra ha escrito la receta para alcanzar de forma natural una vida plena, consciente y feliz.

Deepak Chopra destraba con asombrosa simplicidad los secretos del camino a la iluminación y ofrece una guía para alcanzar lo que siempre has soñado: Reconocer la verdadera felicidad Encontrar la auténtica autoestima, la que no depende de factores externos Volver al estado de alegría, paz y plenitud que es tuyo por derecho Concentrarse en el presente y aprender a vivir cabalmente.

Vivir la iluminación; incluso un vistazo fugaz a la unidad de la conciencia puede tener un efecto transformador. Recuerda: la semilla de la felicidad que hay en ti es la clave para sanar el mundo.

Las impurezas mentales no sólo son las grandes manifestaciones de lobha (deseo egoísta,
codicia, apego, aferramiento) o de dosa (ira, aversión, odio, animosidad) y moha (ignorancia, ofuscación, oscuridad mental) sino también todos sus amigos y parientes, ¡Incluso los muy distantes y pequeños!.

Este libro no pretende dar una descripción completa o sistemática de un método de meditación. Simplemente deseamos compartir contigo los aspectos prácticos de este enfoque hacia la meditación. El consejo dado en las páginas siguientes se basa en la práctica meditativa y la experiencia de enseñanza de “Sayadaw U Tejaniya”. Esperamos que sea útil para tu práctica.

Ya que existen muchas personalidades distintas, por eso hay tantas formas diferentes para desarrollar la atención plena (Sati). Hemos encontrado que este enfoque en particular es el que mejor funciona para nosotros y nos gustaría animarte a que lo pruebes. La información dada refleja nuestro entendimiento e interpretación de este enfoque.

correcta es una forma de mirar las cosas que te hace sentir a gusto, cómodo, contento y tranquilo con lo que estás experimentando. Ideas incorrectas, información errónea o
ignorancia sobre las impurezas mentales afectan tu actitud.

Es notorio que el ser humano vive en guerra. Aunque se firmen tratados de paz por todos lados de nada sirve. El trabajo es individual y constante…

La búsqueda de la paz mundial por medio de la transformación interior es un camino difícil, pero es el único posible. La paz debe cultivarse ante todo a escala individual. Y sus pilares fundamentales son el amor, la compasión y el altruismo.

Al desarrollarse estas cualidades se crea una atmósfera de paz y armonía que luego se extiende a la familia, de la familia a la comunidad, y seguramente a todo el mundo.

Este libro es una guía que nos permite avanzar en ese camino. “Thich Nhat Hanh” empieza por enseñar a tomar plena conciencia de la respiración y a prestar atención a los mas mínimos detalles de la vida cotidiana; luego nos enseña a sacar provecho de los efectos positivos de la presencia en el momento y la concentración para transformar y superar los problemas que nos plantean en el plano psicológico.

Por último nos muestra la conexión entre la paz personal y la interior y la paz en la tierra. Este es un libro muy valioso, porque puede provocar una transformación en la vida de todos y cada uno de nosotros y en la de toda la sociedad.

Uno de los objetivos más importantes del presente libro, es dar respuesta y apoyo a todos aquellos que se encuentren pasando por un período de desasosiego o dolor espiritual, aquellos que estén sufriendo alguna enfermedad o aquellos que deseen desarrollar y tener
un permanente estado de Paz interior y de armonía con su entorno.

Vivir con miedos, culpas, terrores, amenazas, etc. no nos sirve de nada, y sí en cambio nos crea conflictos que nos provocan sufrir nuestros dramas de vida y nos cargan de pesares, desánimo y hasta enfermedades que nos esclavizan fuertemente impidiéndonos el
bienestar y todos los momentos de felicidad que podemos y merecemos tener.

Habrá que estar siempre atentos, pues se tiende a pensar que al tener un nivel de Consciencia más elevada, éste desaparece por completo. Sin embargo, el Ego siempre estará ahí en sus vidas, pero con una dosis de comprensión y de Amor Incondicional se
mantiene menos activo, o más realista, más benigno, menos exigente, vanidoso o soberbio.

Códigos, Emociones, Leyes

Leyes y códigos rigen nuestra vida. La tarea de leer libros e investigar solo lo hace aquel que de verdad quiera cambios en su vida.

El Código de la Emoción es un método de autoayuda que a menudo produce maravillosos resultados y fantásticos beneficios, tanto de naturaleza física como emocional. Sin embargo, es un descubrimiento relativamente nuevo y no ha sido estudiado minuciosamente.

Nuestras emociones realmente dan color a nuestras vidas. Trata de imaginarte por un momento un mundo donde las emociones no pudieran existir.

La alegría no sería posible. Ni ningún sentimiento de felicidad, dicha, caridad o amabilidad. El amor no podría sentirse, ni tampoco emociones positivas de ningún tipo.

En este planeta imaginario sin emociones, tampoco existirían las emociones negativas. Ninguna pena, ni ira, ni sentimientos de depresión ni dolor. Vivir en semejante planeta implicaría solamente existir. Sin la habilidad de sentir emociones de ningún tipo, la vida quedaría reducida a un ritual mecánico poco
prometedor durante toda la existencia. ¡Agradece que puedes sentir emociones!

Mucho de nuestro sufrimiento se debe a energías emocionales negativas que han quedado “atrapadas” dentro de nosotros. El Código de la Emoción es un método simple y poderoso para encontrar y liberar esas energías atrapadas.

Reflexiones, Budhismo

El camino que lleva a la felicidad está lleno de distractores. No es posible hallar la luz que ilumina nuestra conciencia, sino es anhelada.

En el mundo abundan las filosofías y los principios religiosos, que en su mayoría no conducen a nada, porque están cargados de materialismo.

Dentro de cada persona debe nacer el ardiente deseo de hacer lo recto, así esa luz lo encontrara a él.

Podemos decir que el mensaje espiritual de Budha gira en torno a la compasión, la benevolencia, el amor hacia todas las criaturas y la comprensión.

Todo marcha unido a un fervoroso anhelo de alcanzar el estado de despertar espiritual o Iluminación, llamado “Nirvana”, lo cual, en esencia es lo que en otras Religiones recibe el nombre de “Unión con Dios” o Liberación.

Ese Supremo Estado que ha sido el objeto de la vida de innumerables
sabios y santos de las más diversas Tradiciones y Filosofías a lo largo y ancho del mundo– es el mismo al que nos conducen las enseñanzas de Budha.

Nos dice Budha que este mundo en el cual vivimos posee una dolorosa
característica: su impermanencia. Todo en él cambia y se diluye como arena seca entre las palmas de nuestras manos.

No es posible retenerlo, porque el paso del tiempo es inexorable y afecta por igual a todas las criaturas. Esta es llamada la Primera Noble Verdad: la existencia del dolor.

Observar la “vida” desde el punto de vista de la consciencia interna sin utilizar las referencias adquiridas mediante el aprendizaje, puede ayudarnos de forma definitiva a posicionarnos muy cerca de la Verdad y disfrutar de una vida consecuente, consciente, ecuánime.

Lograr dejar a un lado todo lo aprendido dejando únicamente al que observa desde que aparecimos en escena, nos permite no tener que defendernos, ni tomar partido por nada de lo que pudiéramos creernos que somos. Nos permite abrir la mente a la comprensión de lo real.

También logramos liberarnos de la necesidad de tener que comprender o entender algo como una necesidad primaria o como una obligación. Simplemente las cosas se muestran tal cual ocurren sin mediar nuestra intervención para luego conscientemente decidir nuestra forma de proceder, qué es bueno para uno mismo.

Tampoco importa nada nuestra valoración, ya que lo que es seguirá
siendo lo mismo sin nuestra intervención.

Somos el que vive desde dentro, como una realidad constante y casi de forma invariable, mientras que lo externo va cambiando y puede darse o no, puede ser de un modo u otro. En un momento aceptamos ser algo, para más tarde estar en una situación radicalmente diferente.

Meditacion, Arte de meditar, Tecnicas de meditacion

La técnica de meditación que se enseña en este libro es una habilidad
dirigida a resolver el problema más básico de la mente: el sufrimiento y la tensión que se produce a sí misma a través de sus propios pensamientos y
actos.

Porque a pesar de que la mente busca la felicidad, se las arregla para sobrecargarse de dolor mental. Dolor que, de hecho, proviene de los esfuerzos mal dirigidos de la propia mente por encontrar la felicidad.

La meditación ayuda a descubrir las razones por las que la mente hace esto y al descubrirlas, te ayuda a sanarlas. Y cuando sanan se te abre la posibilidad de la felicidad genuina, una felicidad de la que te puedes fiar, una felicidad que nunca cambiará ni te dejará de lado.

La meditación te enseña a respetar aquellas cosas en tu interior que merecen respeto: tu deseo por una felicidad genuina, completamente fiable y completamente inofensiva; y tu capacidad para encontrar esa felicidad mediante tus propio esfuerzo.

Llegar a poner fin a los sufrimientos y tensiones auto infligidos de la mente
requiere una gran cantidad de dedicación, entrenamiento y habilidad. Pero la técnica de meditación que este libro enseña no solamente beneficiará a todo aquel que esté listo para seguirla hasta el final y llegar a la cura total del despertar.

Aunque solamente busques algo de ayuda para manejar el dolor o para encontrar un poco más de paz y estabilidad en tu vida, la meditación sigue teniendo bastante que ofrecerte.

Hablar, escribir, escuchar, ¿ser oidor o buen lector? ¿tener la mente abierta o el corazón dispuesto? a nadie en la vida se puede obligar, si quieres conocimiento, lo tendrás, quieres vivir en esta vida como alguien que no sabe de dónde viene ni a donde va, también se respetara tu decision, la vida es corta y las posibilidades se agotan con ella…

Tal vez la diferencia principal entre el budismo y las demás tradiciones religiosas del mundo radique en la presentación de su identidad central.

La existencia del alma o sí-mismo, que se afirma de diferentes maneras en el hinduismo, el judaismo, el cristianismo y el islam, no solo se niega firmemente en el budismo, sino que se identifica como la fuente de toda nuestra desdicha.

La senda budista es, fundamentalmente, un proceso de aprender a reconocer la inexistencia esencial del sí-mismo, al tiempo que se intenta ayudar a otros a reconocerlo de este modo.

El mero reconocimiento de la inexistencia de un sí-mismo central nos libera de nuestras dificultades. Debemos cultivar una mente profunda ahondando nuestra comprensión y fortaleciéndola a través de la contemplación y el estudio lógico.

Para que esta mente profunda se convierta en la mente omnisciente de un Buda capaz de dirigir eficazmente a otros en su camino a la iluminación, debe estar motivada por algo más que el deseo de alcanzar uno mismo la paz.