Budismo, Mindfulness, Chile

Usted tiene en sus manos un libro que es al mismo tiempo un evento muy inusual. En el contexto actual de enseñanza y difusión de mindfulness todavía no es tan frecuente
encontrar literatura en español, menos común aún que haya sido concebida y escrita en español.

Una de las autoras es una comprometida practicante de mindfulness y que ambas viven y trabajan en Chile. Comprenderá que éste no es sólo un libro más de mindfulness, sino que es uno de los primeros aportes genuinos desde un contexto sudamericano acerca de la integración de las prácticas contemplativas.

Con un estilo directo, amable y profundo a la vez, las autoras invitan a cuestionar hábitos, condicionamientos y las formas que tenemos de evitar la experiencia asociada al sufrimiento, mostrando de manera clara y rotunda como esos intentos son en vano, pues no sólo perpetúan, sino que muchas veces exacerban la insatisfacción e infelicidad, generando aislamiento y una sensación de pérdida de sentido.

A través de seis capítulos, el libro ofrece al lector una puerta de entrada al extenso campo de mindfulness mediante una puesta en contexto que respeta las enseñanzas de origen,
sin caer en complejidades y a la vez manteniendo una profundidad justa.

Uno de los objetivos más importantes del presente libro, es dar respuesta y apoyo a todos aquellos que se encuentren pasando por un período de desasosiego o dolor espiritual, aquellos que estén sufriendo alguna enfermedad o aquellos que deseen desarrollar y tener
un permanente estado de Paz interior y de armonía con su entorno.

Vivir con miedos, culpas, terrores, amenazas, etc. no nos sirve de nada, y sí en cambio nos crea conflictos que nos provocan sufrir nuestros dramas de vida y nos cargan de pesares, desánimo y hasta enfermedades que nos esclavizan fuertemente impidiéndonos el
bienestar y todos los momentos de felicidad que podemos y merecemos tener.

Habrá que estar siempre atentos, pues se tiende a pensar que al tener un nivel de Consciencia más elevada, éste desaparece por completo. Sin embargo, el Ego siempre estará ahí en sus vidas, pero con una dosis de comprensión y de Amor Incondicional se
mantiene menos activo, o más realista, más benigno, menos exigente, vanidoso o soberbio.

Códigos, Emociones, Leyes

Leyes y códigos rigen nuestra vida. La tarea de leer libros e investigar solo lo hace aquel que de verdad quiera cambios en su vida.

El Código de la Emoción es un método de autoayuda que a menudo produce maravillosos resultados y fantásticos beneficios, tanto de naturaleza física como emocional. Sin embargo, es un descubrimiento relativamente nuevo y no ha sido estudiado minuciosamente.

Nuestras emociones realmente dan color a nuestras vidas. Trata de imaginarte por un momento un mundo donde las emociones no pudieran existir.

La alegría no sería posible. Ni ningún sentimiento de felicidad, dicha, caridad o amabilidad. El amor no podría sentirse, ni tampoco emociones positivas de ningún tipo.

En este planeta imaginario sin emociones, tampoco existirían las emociones negativas. Ninguna pena, ni ira, ni sentimientos de depresión ni dolor. Vivir en semejante planeta implicaría solamente existir. Sin la habilidad de sentir emociones de ningún tipo, la vida quedaría reducida a un ritual mecánico poco
prometedor durante toda la existencia. ¡Agradece que puedes sentir emociones!

Mucho de nuestro sufrimiento se debe a energías emocionales negativas que han quedado “atrapadas” dentro de nosotros. El Código de la Emoción es un método simple y poderoso para encontrar y liberar esas energías atrapadas.

Socialismo, Privatización, Gobiernos

El conjunto de trabajos que conforman la presente publicación son resultado de un ejercicio académico que pretende hacer frente a la actual crisis civilizatoria en sus múltiples dimensiones, ello a partir de analizar los posibles caminos alternativos para el bien común de la humanidad.

Retomando la propuesta andina del Buen Vivir o Vivir Bien, se analiza dicha noción desde diversos ángulos y para ésas y otras latitudes buscando dar cuenta de las complejidades, los retos, las contradicciones y la factibilidad de proyectos de gobierno y ciudadanos (pueblos, colectivos y movimientos sociales, etcétera) en curso o por construirse.

La obra deriva del proyecto “Ecología política, metabolismo social y alternativas”, el cual desarrollo como parte de mis líneas de investigación en el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades.

Se puede afirmar que la crisis general apunta en buena medida al vínculo inherente de la interrelación sociedad Naturaleza, una vez trastocados los límites y fracturada la articulación, denigrada y socavada por los procesos y las prácticas de apropiación, producción y consumo del modelo neoliberal privatizador hegemónico.

Conducente a favorecer la expansión de la acumulación de capital por todos los rincones de la tierra, desdeñando al ser humano y al ambiente(la mercantilización de la vida): al tiempo que se despoja y empobrecen las comunidades humanas, se perturban las culturas y se saquea la Naturaleza.

Alejandra Meza Velarde.

Observar la “vida” desde el punto de vista de la consciencia interna sin utilizar las referencias adquiridas mediante el aprendizaje, puede ayudarnos de forma definitiva a posicionarnos muy cerca de la Verdad y disfrutar de una vida consecuente, consciente, ecuánime.

Lograr dejar a un lado todo lo aprendido dejando únicamente al que observa desde que aparecimos en escena, nos permite no tener que defendernos, ni tomar partido por nada de lo que pudiéramos creernos que somos. Nos permite abrir la mente a la comprensión de lo real.

También logramos liberarnos de la necesidad de tener que comprender o entender algo como una necesidad primaria o como una obligación. Simplemente las cosas se muestran tal cual ocurren sin mediar nuestra intervención para luego conscientemente decidir nuestra forma de proceder, qué es bueno para uno mismo.

Tampoco importa nada nuestra valoración, ya que lo que es seguirá
siendo lo mismo sin nuestra intervención.

Somos el que vive desde dentro, como una realidad constante y casi de forma invariable, mientras que lo externo va cambiando y puede darse o no, puede ser de un modo u otro. En un momento aceptamos ser algo, para más tarde estar en una situación radicalmente diferente.

Críticas, Razón pura, Estudios

Prólogo.

¿Por qué esta crítica no lleva el título de Crítica de la razón práctica pura, sino simplemente de la razón práctica, a pesar de que el primero parece exigido por el paralelismo de esta razón con la especulativa? Lo explica
suficientemente este estudio.

Su, propósito es exponer que existe una razón práctica pura, y con este designio crítica toda su facultad práctica. Si lo logra, no necesita criticar la facultad pura con el objeto de ver si la razón no va con esa facultad más allá de una mera presunción., pues si como razón pura es realmente práctica, demuestra su realidad y la de sus conceptos mediante hechos, y en vano será todo sutilizar contra la posibilidad de que sea real.

El concepto de libertad, en la medida en que su realidad pueda demostrarse
mediante una ley apodíctica de la razón práctica, constituye la coronación de todo el edificio de un sistema de la razón pura, aun de la especulativa, y
todos los demás conceptos.

Aquí es donde se explica también por vez primera el enigma de la crítica:
¿cómo es posible negar la realidad objetiva al uso suprasensible de las
categorías en la especulación y concederles, no obstante, esta realidad
respecto de los objetos de la razón práctica pura? Pues eso debe tener el
aspecto de inconsecuente mientras sólo se conozca de nombre ese uso
práctico.

Arte, Experiencia con el arte, Artistas con experiencia

Leer a Dewey a principios del siglo XXI supone romper el cerco, salirse del circuito cerrado que en las últimas décadas se ha impuesto en el campo de la estética y la teoría de las artes.

Las teorías hegemónicas, sobre todo en el contexto norteamericano, han funcionado como “teorías-envoltura” que pretenden presentar transparentemente, contener y conservar su objeto, sin cuestionarlo ni considerarlo en una dimensión evaluativa.

Con ello se consigue quizás una buena descripción de la situación de hecho y se renuncia por completo a indagar las hondas implicaciones antropológicas, sociales y políticas de las prácticas artísticas en tanto tales, aun de las más autónomas.

Este libro no engarza pues, y bueno es avisarlo, con ninguna de esas tradiciones hegemónicas en el dominio de la estética y la teoría de las artes. Se trata de un libro extraño.

No podemos limitamos a clasificarlo como una estética pragmatista sin más, cuando es obvio que el holismo y el organicismo que Dewey ar denomino “autonomía relativa” y para ello tuvo que aludir críticamente, como hacemos ahora nosotros, al trabajo de Dewey

Jordi Claramonte.

DESCARGAR

Infidelidad, Matrimonios, Terapias de pareja, Psicología en el matrimonio

El objetivo de este libro es presentar y abordar el tema de la “fidelidad y la infidelidad” en las relaciones de pareja desde distintas perspectivas, teniendo una mirada amplia y pluralista.

Podemos definir a la infidelidad como la ruptura de un contrato, acuerdo o pacto implícito o explícito, en el cual uno de los dos miembros en una pareja, tiene algún tipo de relación con una tercera persona.

Si bien esto puede sonar muy claro, a veces los límites de qué es lo que se considera una infidelidad varía de persona a persona.

Hay muchas personas que piensan que si no hubo sexo no hay infidelidad, para ellos los besos no contarían, otras más extremistas creen que tan sólo basta pensar en serlo o fantasear con otra persona para cometer una infidelidad.

Algunas otras personas que por ejemplo se permiten histeriquear y seducir gente constantemente, llegando a entablar largas charlas y devaneos amorosos no lo consideran una infidelidad, aunque habría que ver que piensan de eso sus parejas.

El tema fundamental para hablar de infidelidad es la ruptura del contrato que se había establecido. El mismo, que muy pocas veces está explicitado, suele ser tácito en la mayoría de los casos y en él, ambos miembros de la pareja acuerdan frecuentemente mantener un vínculo de exclusividad sexual y afectivo.

Al romperse o incumplirse ese contrato entre los miembros de la pareja, se pone en cuestión la confianza y la palabra empeñada, dañando la relación.

La confianza de las personas es la que más sale perjudicada después de que una infidelidad es descubierta, la persona engañada tendrá dificultades en volver a creer, en confiar nuevamente cuando no se cumplió con lo que tenían pactado o convenido.

Javier Martín Camacho.

La determinación con la que Musk se marca objetivos imposibles lo ha convertido en una deidad en Silicon Valley.

Los directores generales como Page hablan de él con un respeto reverencial y los emprendedores en ciernes aspiran a ser como “Elon” el mismo entusiasmo con el que en el pasado se esforzaban en imitar a Steve Jobs.

Sin embargo, en Silicon Valley se tiene una visión distorsionada de la realidad, y fuera de los confines de aquella fantasía compartida, la figura de Musk suele despertar opiniones mucho más dispares.

Es el tipo de los automóviles eléctricos, los paneles solares y los cohetes espaciales que vende falsas esperanzas. Nada que ver con Steve Jobs. Musk es una versión futurista del empresario circense P. T. Barnum, un señor que se hizo multimillonario aprovechándose de nuestros miedos y sentimientos de culpa.

Comprémonos un Tesla y olvidémonos un rato del daño que causamos al planeta.

Esa fue también mi opinión durante mucho tiempo. Musk me parecía un soñador bienintencionado, un miembro del club tecnoutópico de Silicon Valley, en el que los devotos de las teorías de Ayn Rand y los absolutistas tecnológicos consideran que sus ideas hiperlógicas son la Respuesta para todo el mundo.

Bastaría con que nos apartáramos de su camino para que solucionaran todos nuestros problemas.

Dentro de poco podremos descargar la información de nuestros cerebros a un ordenador, relajarnos y dejar que los algoritmos se ocupen de todo.

Muchas de sus ambiciones resultan inspiradoras; muchas de sus obras,valiosas.

Ashlee Vance.