Conceptos, Los diez principios de la abundante felicidad, AUDIO LIBRO, PDF – Adam J Jackson

Nacimos para ser felices sin duda alguna, ¿ENTONCES POR QUÉ TANTA INFELICIDAD, por que tanto dolor? esas son las respuestas que muchos han buscado hasta la muerte.

La obra “Los Diez Principios de la Abundante Felicidad” es un compendio espiritual de los principios de la sabiduría china, que intenta explicar el concepto de la felicidad. La felicidad es creada por uno mismo, no por las propias circunstancias.

“Los Diez Principios de la Abundante Felicidad” es la inspiradora historia de un joven que comienza un extraordinario viaje para encontrar los 10 secretos de la felicidad.

La vida del joven protagonista de esta historia, se hallaba sumida en la apatía y la falta de perspectivas, cuando se encontró con un misterioso anciano oriental, que lo encaminó por la senda de los Diez Principios de la Abundante Felicidad.

Un joven, un anciano chino, un papel con diez nombres y diez números de teléfono, y una pregunta: ¿Es usted feliz?..

He aquí los ingredientes de esta moderna parábola sobre la felicidad, en la que cada capítulo revela un secreto: el poder de la actitud, del humor, del momento presente, del perdón, de la fe, de las metas…

Gozar de felicidad abundante no es sólo librarse de la depresión y del dolor, sino que más bien consiste en una sensación de alegría, de contento y de maravillado asombro ante la vida.

Ciertamente, a veces no es posible evitar la tristeza y la decepción, pero hay diversas formas de hacerles frente y, con mucha frecuencia, podemos convertir en triunfos los obstáculos y las adversidades que nos sobrevienen.

Todos tenemos la capacidad de ser felices, experimentar esa sensación de alegría, de contento y de maravillado asombro ante la vida, sin embargo, recorremos el mundo en busca de una felicidad que está al alcance de la mano.

AUDIO

Anuncios

El hijo Predilecto de Andalucía, Antología poética, Rafael Alberti, PDF

Poesía andaluz, poeta español, poesía comunista.

La web es maravillosa, una persona ávida de conocimiento podrá deleitarse con todo el material disponible y a la espera de ser aprovechado.

En las sagradas escrituras encontramos un escrito que dice, “El corazón del hombre siempre tiende a la maldad” y, no podría ser la excepción que el hombre utilizara la web para obtener y compartir cosas dañinas. cosas que envenenan los sentimientos.

Es bonito que a pesar de tanta persona mal intencionada “Dios” haya guardado el corazón de algunos seres, estos seres le dan a las palabras un valor muy grande y las utilizan para transmitir mensajes delicados, tiernos y edificantes. ¡Vivan los poetas!

Rafael Alberti fue un escritor español, especialmente reconocido como poeta, miembro de la generación del 27. Está considerado uno de los mayores literatos de la llamada Edad de Plata de la literatura española. Cuenta en su haber con numerosos premios y reconocimientos.

Ahora soy poesía, Cien poemas, PDF – Constantino P. Kavafis

Poesía Egipcia, Talento gay

El poeta griego Constantino P. Kavafis nació, vivió y murió en ¿Alejandría, Egipto.

Falleció el mismo día en que cumplía 70 años, el 29 de abril de 1933, en el hospital griego de su ciudad.

Publicaba sus poemas sueltos, en hojas casi clandestinas. Su grandeza poética fue reconocida posteriormente a su muerte.

La obra de Cavafis empezó a conocerse fuera de Grecia a través de las referencias del estudio de Edward Morgan Forster quien divulgó en Europa su poesía.

En España su estilo es seguido por su contemporáneo Irnerio Martín, pero el comienzo de su influjo vino a través de la obra de Luis Cernuda y sus seguidores.

Fue leído con fruición, sobre todo por los llamados poetas Novísimos, especialmente de José María Álvarez, poeta que realizó una de las primeras traducciones de su obra y en cuya poesía, además, se refleja una acusada influencia del poeta griego.

Parece mentira, que después de morir una persona sea valorada su obra, quizá en la actualidad esto pueda suceder.

Muchos talentos son ignorados por la sociedad, aun cuando tienen un gran potencial de éxito.

Ojala los gobiernos destinen un poco de dinero a impulsar a jóvenes talentos a lograr su sueño; no esperar a que terminen frustrados en el mundo de las drogas, algo que se ve con mucha frecuencia.

Pablo Neruda, VIDEO – 20 poemas de amor y una canción desesperada

Muchas cosas se pueden decir con respecto a una obra como esta, “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”, pero es mejor disfrutar de esa expresión maravillosa de sentimientos amorosos.

La obra está compuesta por veinte poemas de temática amorosa, más un poema final titulado La canción desesperada. A excepción de este último, los poemas no tienen título.

Me gustaría que algunos compositores de mi país escucharan estos hermosos poemas; talvez asi se den cuenta que es componer para espíritus elevados.

Tratos peligrosos, Extraños en un tren, PDF – Patricia Highsmith

Extraños en un tren, Acuerdos peligrosos, Asesinatos.

El hábito de la lectura es sorprendente, se puede aprender demasiado de un libro, cada historia deja una buena enseñanza.

La intriga de esta novela está basada en la idea de un crimen sin móviles, un crimen perfecto: dos desconocidos acuerdan asesinar cada uno al enemigo del otro, proporcionándose así una coartada indestructible.

Bruno: alcohólico, con problemas edípicos, homosexual latente viaja en el mismo tren que Guy: ambicioso, trabajador, adaptado. Empieza a conversar y Bruno, demoníacamente, fuerza al otro a hablar, descubrir su punto débil, la única grieta en su ordenada existencia: Guy quisiera verse libre de su mujer, que le traicionó y que puede ahora obstaculizar su prometedor futuro.

Bruno le propone un pacto: él matará a la mujer y Guy, a su vez, al padre de Bruno, a quien éste odia. Guy rechaza tan absurdo plan y lo olvida, pero no así Bruno, quien, una vez cumplida su parte, reclama
al horrorizado Guy que cumpla con la suya…

Erotismo, no vulgaridad, Poemas eróticos, PDF – Kavafis

La poesía, para Kavafis, como el placer y la belleza, no se daban a la luz pública ni estaban al alcance de todos: sólo de aquellos temerarios estetas hedonistas que iban a buscarlos y cultivarlos, como frutos prohibidos, en peligrosos territorios.

Los poemas eróticos de Kavafis arden de una sensualidad desbocada y, pese a ello, y a su utilería romántica de decadencia y malditismo, son sin embargo curiosamente fríos, con cierta distancia racional, la de una inteligencia que gobierna la efusión de las pasiones y la fiesta de los instintos, y, a la vez que la representa en el verso, la observa, la estudia y, valiéndose de la forma, la perfecciona y eterniza.

Sus temas y su vocación sexual estaban infiltrados de romanticismo decimonónico de exceso y trasgresión, de individualismo aristocrático, pero, a la hora de coger la pluma y sentarse a escribir, surgía del fondo de su ser y tomaba las riendas de su espíritu, un clásico, obsesionado
con la armonía de las formas y la claridad de la expresión, un convencido de que la destreza artesanal, la lucidez, la disciplina y el buen uso de la memoria eran preferibles la improvisación y a la desordenada inspiración para alcanzar la absoluta perfección artística.

Él la alcanzó, y de tal manera, que su poesía es capaz de resistir la prueba de la traducción una prueba que casi siempre asesina a la de los demás poetas y helarnos la sangre y maravillarnos en sus distintas versiones, a quienes no podemos leerla en el griego demótico y de la diáspora en que fue escrita.

Harold Alvarado Tenorio, Mario Vargas Llosa

Con mi rostro de vos, PDF – Poemas Mario Benedetti

Rostro de vos

Tengo una soledad
tan concurrida
tan llena de nostalgias
y de rostros de vos
de adioses hace tiempo
y besos bienvenidos
de primeras de cambio
y de último vagón.

Tengo una soledad
tan concurrida
que puedo organizarla
como una procesión
por colores
tamaños
y promesas
por época
por tacto
y por sabor.

Sin temblor de más
me abrazo a tus ausencias
que asisten y me asisten
con mi rostro de vos.
Estoy lleno de sombras
de noches y deseos
de risas y de alguna
maldición.

Mis huéspedes concurren
concurren como sueños
con sus rencores nuevos
su falta de candor
yo les pongo una escoba
tras la puerta
porque quiero estar solo
con mi rostro de vos.

Pero el rostro de vos
mira a otra parte
con sus ojos de amor
que ya no aman
como víveres
que buscan su hambre
miran y miran
y apagan mi jornada.

Las paredes se van
queda la noche
las nostalgias se van
no queda nada.
Ya mi rostro de vos
cierra los ojos
y es una soledad
tan desolada
.