Historia de los espejos, PDF – Mark Pendergrast

Es un rito matutino, un acto tan corriente que usted apenas repara en él. Sí, ahí está otra vez, quizá con cara de dormido, pero es usted, desde luego, acaso con un cepillo de dientes en la boca o una toalla en la mano.

Un día más trata de orientarse en el mundo. Está tan acostumbrado a esta experiencia que casi nunca piensa en ella. Sin embargo, lo que acaba de hacer es prácticamente insólito en el reino animal.

La capacidad para reconocerse en el espejo parece privativa de los primates superiores, aunque podrían tenerla también los delfines y los elefantes. Otros animales ven sólo a un rival o a un amigo.

Los espejos sólo adquieren sentido cuando alguien se mira en ellos. Por lo tanto, la historia del espejo es de hecho la historia de la visión, y lo que percibimos en esas superficies mágicas puede proporcionarnos mucha información sobre nosotros: de dónde venimos, qué imaginamos, cómo pensamos y qué anhelamos.

A lo largo de toda la historia de la humanidad, el espejo aparece como un medio de auto conocimiento y auto engaño. Hemos usado la superficie reflectante tanto para revelar la realidad como para ocultarla, y los espejos han encontrado un sitio en la religión, el folclore, la literatura, el arte, la magia y la ciencia.

Mark Pendergrast.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .