Cambiar produce felicidad, Ligero de equipaje, PDF – Tony de Mello

Dichoso el hombre que se enfrenta a si mismo y sale victorioso, la batalla mas dura es aquella que peleamos en contra nuestra, demasiados han fracasado en el intento.

Psicología espiritual, como cambiar tu vida

Tony de Mello, muchos hombres y mujeres que en los cinco continentes escucharon sus charlas y leyeron sus libros.

Mes y medio antes de morir, en un curso de quince días que dio en Lonaula (India), comenzó diciendo: “Me encuentro en un momento importante de mi vida. He cambiado en muchas cosas y quiero aclararme a mí mismo mis ideas discutiéndolas con vosotros. Ese va a ser nuestro curso”. Así fue como aquel curso se convirtió, inesperadamente en su testamento espiritual.

Lo que nos mueve a querer cambiarnos a nosotros mismos o a otros es la falta de tolerancia, y eso es inaceptable. Queremos cambiar, sencillamente porque no nos aguantamos, y lo que hay que atacar ahí no es la necesidad del cambio, sino la falta de aguante.

No toleramos en nosotros mismos un defecto, un fallo, una debilidad moral o psicológica, y nos empeñamos en corregirla con verdadero autodesprecio y velada violencia. Nos da vergüenza de nosotros mismos, o rabia, o asco, o sencillamente impaciencia, y nos imponemos el deber de cambiar para volver a ser personas respetables ante nosotros mismos y ante la sociedad.

Cambiamos para ser aceptados, para responder a las expectativas que se tienen respecto de nosotros, para ajustarnos a la imagen ideal que de nosotros mismos hemos concebido y llevamos siempre dentro. Nos falta paciencia con nosotros mismos y nos forzamos a cambiar. Y eso nunca resulta. La violencia nunca ayuda al crecimiento.

El único cambio aceptable es el que viene del aceptarse a sí mismo. El cambio nunca puede forzarse: el cambio sucede. La gran paradoja del cambio es que sólo conseguimos alcanzarlo cuando nos olvidamos de él. La resistencia que oponemos a nosotros mismos, o a cualquier tendencia dentro de nosotros, sirve sólo para reforzar esa tendencia, y con es hace imposible el cambio.

Lo que había cambiado en Tony era que ahora comenzaba por donde entonces terminaba. En vez de trabajar primero por hacer cambiar al sujeto y luego decirle que se aceptase tal y como era, ahora comenzaba por decirle que se aceptase, y que de ahí se seguiría el cambio, si es que se seguía. Acepta los hechos, amóldate a la situación, reconcíliate contigo
mismo… y el cambio se cuidará de sí mismo. Esa era la nueva táctica. Carlos G. Vallés S.J.

Anuncios

Publicado por

Jair Montes

Me encanta ver a la gente triunfar, por eso trato de contribuir con material que aporte algo positivo...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s