Inspiración, La sabiduría de todos los tiempos, PDF – Wayne W. Dyer

La sabiduría está al alcance de todos, ¡es fácil de encontrar! disposición y buena voluntad es lo único que se necesita, los entendidos dejaron mucho conocimiento, un camino ya transitado con las señales para que otros lo caminen y puedan alcanzar el propósito que cada uno tiene por destino.

Tal como he dicho, la poesía es el lenguaje del corazón, y sin duda tu corazón se conmoverá cuando empieces a leer las palabras que sesenta majestuosas almas escribieron para ti en otro lugar y en otra época.

Este libro te será más útil si lo entendemos como una forma de volver a conectar con esas grandes almas que han dejado nuestro mundo material en su forma física, pero que todavía están muy cerca de nosotros en el plano espiritual.

Te animo a que conviertas este libro en un proyecto de renovación interior de dos meses de educación, durante los cuales leerás sólo un ensayo cada día y luego tratarás de aplicar esas sugerencias. Cuando hayas llegado al final de los sesenta días, utilízalo como libro de referencia.

Revisa los sesenta temas del índice, y si necesitas fomentar la paciencia, la clemencia, la amabilidad, la meditación, el perdón, la humildad, el liderazgo, la oración o cualquier otro tema del que hayan tratado los antiguos maestros, vuelve a leer el ensayo correspondiente y trata de aplicar sus recomendaciones específicas. ¡Déjate guiar por su grandeza!
Para mí ésta es la forma de enseñar poesía, prosa y literatura; permitir que cobre vida, dejar que se refleje en tu mente y luego hacer que ese despertar interior siga siempre vivo.

Todos estamos profundamente agradecidos a aquellos que hacen que la vida palpita a un ritmo más intenso y vigoroso. Esto es lo que han hecho por mí esos grandes maestros del pasado, y por eso te animo a que apliques en tu vida este lenguaje del corazón de la sabiduría eterna.
Dios te bendiga.

Wayne W. DYER.


Anuncios

Regalando soles, Entre soles y sombras, PDF – Gustavo Tisocco

“Hoy me gusta la vida mucho menos, pero siempre me gusta vivir: ya lo decía. Casi toqué la parte de mi todo y me contuve con un tiro en la lengua detrás de mi paladar” César Vallejo

Poesía, Literatura

Prólogo

Quien se acerque a este libro tendrá la oportunidad de asistir a una experiencia única. Porque habrá que hundirse en estos poemas, compartir su interioridad tan deslumbrante como inquietante, tan abismal como desgarrada, tan ardiente como certera. Ese es el desafío que nos propone el autor, quien se mantiene entre soles y sombras, en permanente estado de alerta, para reflejar/recobrar los sentidos, los
deseos, los sueños, las emociones, las injusticias…

Los epígrafes elegidos por “Gustavo Tisocco” son los más acertados para introducirnos al verdadero clima de tensión que se instala en los poemas de este libro. Por un lado, el menosprecio de una vida pero que vale la pena ser vivida (¿sufrida?), y, por otro, el sentido de la vida que de pronto irrumpe en la inmensa soledad del hombre.

Despliega su voz para ser libre y así desnudar su garganta para dejar de ser vacío, nada, nostalgia, destierro, incompletud. Podríamos decir que a partir de ese momento se inicia un peregrinaje que tiene la característica de convertirse en una experiencia del límite, pero no en el sentido de abismo o fin, sino de alcanzar o al menos intentar sentirse “silencio de sol”.

Estos “poemas” revelan una búsqueda, un encantamiento aunque a veces la voz se torne desesperada, suplicante, huérfana, desafiante. Son poemas que emergen de lo más hondo del espíritu. Tienen la lucidez propia de quien vive intensa y apasionadamente, aunque descubra a su alrededor el horror, la injusticia, la hipocresía, la muerte. “Develar el misterio/ de vivir sin tregua”, afirma el poeta.

A través de estos poemas Gustavo Tisocco llega a ser lo que es parafraseando a Píndaro llega a ser lo que eres. Así se expresa lo poético en él, como si se tratara de la dimensión de lo que es genuino, real, verdadero y, por qué no, sagrado.

Abordaremos una poesía que es presencia expresiva de una existencia. Expuesta y nombrada ante todo. Alguna vez el poeta Edgar Bayley se empeñaba en saber si el sí mismo del poeta está presente en su poema.
En el caso de Gustavo Tisocco eso que tanto le obsesionaba a Bayley, se cumple.

Pablo Montanaro.

El poder del lenguaje, PDF – aprende a Comunicar, impactar y convencer

Escuchar a una persona bien expresada es agradable; hablar en público no es tarea fácil, son muy escasas las personas que no han tenido que pasar por algún tipo de terapia, esto para dominar el MIEDO a hablar en publico, aprovechemos el poder maravilloso del lenguaje. Manos a la obra…

Cuando en nuestra vida personal o profesional nos vemos obligados a hablar en público puede ser posible que nuestra reacción no sea la mejor, pueden aparecer los nervios, no es fácil estar frente a un publico que esta a la expectativa del mensaje que deseamos transmitir.

Este material ,”El poder del lenguaje” aporta buenas técnicas para hablar en publico de manera correcta, todos aquellos que deseen desarrollar habilidades de comunicación, lo van a encontrar como un perfecto manual, debemos tener en cuenta que; hablar bien es una de las principales claves del éxito

Los tiempos han cambiado y se hace necesario poseer habilidades para comunicarnos, el tiempo para muchos es limitado por tal motivo se debe ser concreto, aprovechar las herramientas para ser altamente efectivos, y el lenguaje será una de esas herramientas infalibles.

Toda persona puede llegar a ser un orador efectivo si ese es su deseo y pone empeño en capacitarse.

Sin preocuparte por dinero, Vive sin trabajar, PDF – Jose Castello

Si alguien te ofrece la oportunidad de conseguir el dinero de manera más fácil y sin hacerle daño a nadie, entonces hay que prestarle atención; no queremos ser esclavos del trabajo o estar sometidos a un jefe desconsiderado, trabajar es una buena terapia, pero haciendo lo que a uno le gusta.

Este libro te facilita herramientas y claves detalladas para:

Conseguir el dinero que necesita para llevar la vida que desea (hasta el punto de no tener que trabajar nunca más si eso es lo que quiere).

Conseguir el tiempo que necesitas para poder realizar las actividades y tareas que te plazca.

La ventaja principal de poner en práctica el plan no sólo reside en que conseguirás alcanzar tus objetivos, sino en la cantidad de tiempo y esfuerzo que necesitarás para hacerlo: ¡será mucho menor!

Si utilizáramos un símil, sería como decir que la mayoría de la gente sin entrenamiento es incapaz de llegar a la meta de una maratón de 42 km, y los que lo logran emplean una media de entre seis y ocho horas.

En cambio, con el entrenamiento apropiado del plan, no tan sólo lograrías alcanzar la meta, sino que podrías hacerlo en un tiempo inferior a las tres horas. Pero en ningún momento sueñes con cruzar la meta sin tener que correr ni sudar.

Yo no te ofrezco magia, sino un camino más corto y eficiente para conseguir tus sueños, pero tú deberás poner algo de esfuerzo por tu parte.

Siempre he tenido fe en el trabajo bien hecho y planificado, y en las
personas inteligentes… y a la vista están los fantásticos resultados, de los cuales disfruto hoy en día a mi temprana edad.

Si tú, al igual que yo, decides seguir este mismo camino, obtendrás uno, varios o todos los siguientes siete beneficios:

  • Aumentar tus ingresos económicos de forma rápida y sostenida en el tiempo.
  • Conseguir un nuevo trabajo si estás en paro, o bien un ascenso si estás trabajando.
  • Multiplicar el valor de tu dinero.
  • Dejar de preocuparte por el dinero.
  • Mejorar tu calidad de vida, disminuyendo tu grado de estrés.
  • Disponer de más tiempo para tu vida personal.
  • Jubilarte joven y disfrutar de la vida.
  • Si tienes estas inquietudes y quieres mejorar tu vida, te animo a seguir leyendo un poco más. El autor.

El amor y los obstáculos, Una llamada al amor, PDF – Anthony De Mello

Los temas espirituales tienen cierto encanto, independientemente de la creencia que se tenga. Si conocemos de la manera como otros piensan y actúan podremos opinar, de lo contrario es mejor callar y no pecar por la ignorancia.

Esoterismo, Conocimiento de oriente, Meditaciones

Las meditaciones que contiene este libro no son ninguna especie de nuevas doctrinas, sino las “memorias” de un místico que tuvo el valor
de ver la realidad y que, como consecuencia de ello, vivió lleno de compasión y amor por todos los seres y todas las cosas y se deleitaba con todo y con nada.

En cierto sentido, el libro tiene algo de autobiográfico, porque refleja la dolorosa trayectoria que tuvo que recorrer Tony en los últimos años de su vida para renunciar a cualesquiera sistemas de creencias, ideologías, fórmulas e inclinaciones y acceder a la vida, al amor, a la felicidad y estar solo.

El libro versa ante todo, sobre el amor, y los obstáculos al mismo: apegos, instintos, deseos, sistemas de creencias…; en una palabra: sobre los condicionamientos y el modo de liberarse de ellos y conseguir ver, conseguir amar.

No es de esperar que todo el mundo esté de acuerdo; puede
que muchos no quieran ver lo que él quiere hacer ver. Tony es
consciente de que muchos prefieren los muros de su prisión a la
libertad que hay fuera de ellos; y de que otros no querrían más que
mejorar las condiciones de dicha prisión.

Él esperaba, eso sí, que algunos tuvieran el valor de evadirse de su encarcelamiento para ver la realidad y resultar transformados por semejante visión. También sabía que otros le acusarían de mirarlo todo desde una perspectiva excesivamente personal e ignorar las dimensiones sociales y estructurales de la realidad.

Pero Tony no era ciego a dichas dimensiones; lo que ocurre es que estaba más interesado en ofrecer y propugnar una actitud fundamental necesaria para todos (reformadores de la sociedad, revolucionarios, cristianos, hindúes, ateos…): una actitud muy parecida al nishkama karma de la tradición india, o lo que él llamaba la mística de las acciones no lucrativas, indispensable para cualquiera que desee contribuir a la construcción de una sociedad más justa y humana.


El libro adolece de cierta dosis de repetitividad; pero las repeticiones son inevitables si no se quiere sacrificar algunas de sus valiosísimas intuiciones. de ahí que el texto haya sido conservado tal como Tony lo dejó, a excepción de algunas levísimas correcciones. Aun a riesgo de provocar controversia, hemos decidido ofrecer al público estas meditaciones, porque estamos convencidos de su extraordinario valor, no porque preveamos que hayan de concitar el entusiasmo de
sus seguidores. de todos modos, tal vez algunos tengan el valor de
tomarlas en serio…. y consigan ver
JOSEPH MATTAM S.J

No dejes nunca que tu juventud se acabe, Si eres joven aún, Video – el chavo del ocho

En cosas simples o sencillas podemos encontrar valiosas enseñanzas; esta canción del chavo del ocho contiene un poderoso mensaje, a la VEJEZ debemos temerle; no a la que arruga la piel, si no a la que destruye el espíritu.

Si tu eres joven aún, joven aún, joven aún, mañana viejo serás, viejo serás, viejo serás, a menos que con afán, que con afán conserves, tus inquietudes y así nunca envejecerás.

Jóvenes hay de ochenta y tantos años,
y viejos hay que tienen dieciséis,
porque vejez no significa arrugas,
y juventud no implica candidez.

Si tu eres joven aún, joven aún, joven aún, mañana viejo serás, viejo serás, viejo serás, a menos que con afán, que con afán conserves, tus inquietudes y así nunca envejecerás.

Un joven es aquel que vive limpio,
con un ideal y metas que alcanzar;
anciano es quien pierde la pureza,
anciano es quien deja de estudiar.

Si tu eres joven aún, joven aún, joven aún, mañana viejo serás, viejo serás, viejo serás, a menos que con afán, que con afán conserves, tus inquietudes y así nunca envejecerás.

Los viejos no resisten los fracasos,
no pueden ya volver a comenzar;
el joven que tropieza en el camino,
con prontitud se vuelve a levantar.

Si tu eres joven aún, joven aún, joven aún, mañana viejo serás, viejo serás, viejo serás, a menos que con afán, que con afán conserves, tus inquietudes y así nunca envejecerás.

Sin miedo a los años, un poema a la vejez, José Saramago

¡El tiempo no se detiene! pasan los días, meses y años, que el tiempo ahora pasa más rápido dicen, tal vez sea cierto, cuando cumplí mi mayoría de edad mi madre me dijo; ahora sentirás que los años pasan más a prisa, han pasado más de 20 años y parece que fue ayer que mi madre me hizo ese comentario.

La palabra vejez produce un poco de miedo, pero hay que tenerle miedo a la vejez solo cuando hemos tenido una juventud mal vivida, en la vejez llegan todas las cuentas de cobro, por lo demás no hay problema, hay que aceptar y vivir los últimos años de nuestra vida con dignidad, mirar hacia atrás solo para recordar las cosas lindas. Joven, ten presente algo; Si eres joven aun, mañana viejo serás.

POEMA SOBRE LA VEJEZ.

Qué cuántos años tengo? –
¡Qué importa eso!
¡Tengo la edad que quiero y siento!
La edad en que puedo gritar sin miedo lo que pienso.
Hacer lo que deseo, sin miedo al fracaso o lo desconocido…
Pues tengo la experiencia de los años vividos
y la fuerza de la convicción de mis deseos.
¡Qué importa cuántos años tengo!
¡No quiero pensar en ello!
Pues unos dicen que ya soy viejo,
y otros “que estoy en el apogeo”.
Pero no es la edad que tengo, ni lo que la gente dice,
sino lo que mi corazón siente y mi cerebro dicte.

Tengo los años necesarios para gritar lo que pienso,
para hacer lo que quiero, para reconocer yerros viejos, rectificar caminos y atesorar éxitos.
Ahora no tienen por qué decir: ¡Estás muy joven, no lo lograrás!… ¡Estás muy viejo, ya no podrás!…
Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma,
pero con el interés de seguir creciendo.
Tengo los años en que los sueños,
se empiezan a acariciar con los dedos,
las ilusiones se convierten en esperanza.
Tengo los años en que el amor,
a veces es una loca llamarada,
ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada.
y otras… es un remanso de paz, como el atardecer en la playa..
¿Qué cuántos años tengo?
No necesito marcarlos con un número,
pues mis anhelos alcanzados,
mis triunfos obtenidos,
las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones truncadas… ¡Valen mucho más que eso!
¡Qué importa si cumplo cincuenta, sesenta o más!
Pues lo que importa: ¡es la edad que siento!
Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos.
Para seguir sin temor por el sendero,
pues llevo conmigo la experiencia adquirida
y la fuerza de mis anhelos
¿Qué cuántos años tengo?
¡Eso!… ¿A quién le importa?
Tengo los años necesarios para perder ya el miedo
y hacer lo que quiero y siento!!.
Qué importa cuántos años tengo.
o cuántos espero, si con los años que tengo,
¡¡aprendí a querer lo necesario y a tomar, sólo lo bueno!!

José Saramago.